Inicia gira por México Elīna Garanča, una de las mejores mezzosopranos del orbe

Su visita incluye tres conciertos y un recital por cuatro ciudades del país; será la primera extranjera en recibir la medalla Alfonso Ortiz Tirado durante el festival de ese nombre en Álamos, Sonora

La mezzosoprano letona Elīna Garanča sorprendió a medio mundo el 16 de abril pasado cuando, en un intermedio de Roberto Devereux, cerró una entrevista en vivo sobre su papel como Sara en la ópera de Gaetano Donizetti al grito de “¡Viva México! ¡Nos vemos por allá en enero!”, que se escuchó en los 2 mil teatros de 70 países adonde se transmite la temporada de la MetOpera HDLive desde Nueva York.

Pero la sorpresa iba a ser aún más grande. La Carmen de la década viene a una insólita gira mexicana, con tres conciertos y un recital en 10 días, por cuatro ciudades: Ciudad de México; León, Guanajuato; Torreón, Coahuila; y Álamos, Sonora. En esta última, será reconocida con la medalla Alfonso Ortiz Tirado 2017, la primera extranjera en recibir ese galardón del festival homónimo, cuya edición 33 ella encabezará, en un elenco que incluye al tenor Francisco Araiza, el barítono Alfredo Daza, la mezzo Eva María Santana, las sopranos María Katzarava, Verónica Murúa y Neivi Martínez, el compositor y director Arturo Márquez, Armando Manzanero y el grupo de rock La Gusana Ciega, entre otros.

Garanča llegará a México la segunda semana de enero después de debutar en octubre como la Léonor de La favorite en la Wien Staatsoper y, en noviembre, como la Santuzza de Cavalleria Rusticana en la Ópera Nacional de París. En la primera parada de su gira, se presentará el miércoles 11 con la Orquesta Sinfónica de Minería en la sala Nezahualcóyotl, del Centro Cultural Universitario de la UNAM, bajo la batuta de Constantine Orbelian, director estadunidense de ascendientes rusos y armenios, con el que ha trabajado en numerosos conciertos y recitales internacionales, como los de octubre y noviembre de 2015 en Moscú y San Petersburgo al lado del espectacular barítono siberiano Dmitri Hvorostovsky.

El programa para la sala Nezahualcóyotl incluye arias que dan cuenta de la ascendente carrera de Garanča a lo largo de la década pasada, desde sus inicios en el bel canto hasta sus papeles recientes en óperas dramáticas, incluyendo el rol que la catapultó como una gran diva de la actualidad: la Carmen, de Georges Bizet, en la producción de Richard Eyre para la temporada 2009-2010 de la Royal Opera House de Londres y de la MetOpera de Nueva York, con el tenor francés Roberto Alagna como Don José, la soprano Barbara Frittoli como Micaëla y el barítono Tedy Tahur Rhodes como Escamillo, bajo la batuta de Yannick Nézet-Séguin, futuro director artístico del escenario neoyorquino a partir del 2020.

El programa para la sala universitaria ―distribuido por ProÓpera, organizadora del concierto― arranca con la Obertura de Ruslan y Ludmila, de Glinka; un aria de La doncella de Orléans, de Tchaikovski; Voi lo sapete, de Cavalleria Rusticana, de Mascagni; Bacanal y Mon cœur s'ouvre a ta voix, ambas de Samson et Dalila, de Saint-Saëns; y arias de La favorite, de Donizetti, como O mon Fernand.

Después del intermedio, Garanča y la Sinfónica de Minería ofrecerán al público una velada ibérica, con la Danza española número 1, de La vida breve, de Manuel de Falla; y zarzuelas como Canción de Paloma, de El barberillo de Lavapiés, de Francisco Asenio Barbieri; Cuando está tan honda, de El Barquillero, de Ruperto Chapí y Lorente; y De España vengo, de El niño judío, de Pablo Luna Carné.

El cierre del concierto de Garanča es obligado, con una selección de Carmen que, por supuesto, incluye “Habanera” y la “Chanson Bohéme”, inseparables ya de la mezzo letona; además del “Preludio” de la ópera.

El sábado 14 cantará en el teatro Bicentenario de León, en una gala con la Sinfónica de Minería y Orbelian, que ha estado al frente de orquestas como la Filarmónica de Rusia y la de Cámara de Moscú.

El martes 17 de enero, Garanča se presentará también bajo la batuta del estadunidense en el teatro Isauro Martínez, en Torreón, pero ahora acompañada por la Camerata de Coahuila. Según informaron a la prensa los organizadores, la taquilla será destinada íntegra al equipamiento de la segunda planta del Centro Cultural La Jabonera, que será sede de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Torreón. El programa para los dos anteriores escenarios será similar al que se presentará en la sala Nezahualcóyotl.

El viernes 20 de enero, abrirá el Festival Alfonso Ortiz Tirado en Álamos, que además galardonará a la mezzo de 40 años, por azar vinculada desde siempre a México por su cumpleaños, un 16 de septiembre. El recital en la ciudad sonorense contará con la participación de Rogelio Riojas-Nolasco al piano.

La Carmen del Báltico

Hija del director de un coro y de una cantante de lieder, Elīna Garanča nació en Riga, capital de Letonia, en 1976. Hasta los 17 años buscó convertirse en actriz dramática, atraída desde niña por los escenarios. Su debut como cantante lírica fue bajo la dirección de Nikolaus Harnoncourt, en el Festival de Salzsburgo 2003, como Annio, en La clemenza di Tito de Mozart, el primer rol masculino, con el que empezó una carrera meteórica en la que dos años después firmó contrato de exclusividad con la Deutsche Grammophon. En 2008 debutó en la MetOpera como Rosina, en la producción de Il barbiere di Siviglia de Bartlett Sher, y un año después repitió en otro protagónico de Rossini, La Cenerentola.

Pero tal vez el mayor éxito de su carrera sea Carmen, que llevó a las mayores casas de ópera del mundo y que también se transmitió en vivo a todo el orbe en la serie MetOpera HDLive. Para el papel, Garanča cambió su pelo rubio por el negro característico de la heroína de Bizet y mostró una sensualidad en el escenario que rompía con cualquier prejuicio sobre la fría belleza del Báltico.

La crítica europea y estadunidense la considera la mejor mezzo de la actualidad, solo detrás de la romana Cecilia Bartoli. Destacan en ella su timbre oscuro y aterciopelado, con un repertorio que va de Mozart, Donizetti, Rossini, Bellini, Bizet o Wagner a la zarzuela y la música sacra. Ha sido Santuzza y Lola en Cavalleria Rusticana; Carmen y Dalila; Léonor en La favorite, Giovanna Seymour en Anna Bolena, Sara en Roberto Devereaux, Annio y Sesto en La clemenza di Tito, Dorabella en Cosí fan tutte, Cherubino en Le nozze di Figaro, Rosina en Il barbiere di Siviglia, La Cenerentola; Charlotte en Werther, Octavio en Der Rosenkavalier y Romeo en I Capuleti e i Montecchi. Sus escenarios han sido Covent Garden, la MetOpera, The Royal Concertgeobouw en Amsterdam, la sala de conciertos del Kremlin en Moscú, entre otros teatros en las principales ciudades europeas y estadunidenses.

Su discografía ―como ella ha señalado en repetidas ocasiones ― va de la mano de su vida personal, como “Habanera”, que grabó cuando ella y su marido, el director gibraltarnés Karel Mark Chichon, se mudaron a Málaga; Romantique, cuando estaba embarazada de su primera hija (tiene dos); o Meditation, que vincula con su crecimiento espiritual. También ha grabado sendos discos con arias de Mozart, bel canto y selecciones de sus óperas favoritas. Su más reciente álbum es Revive, con la Orquesta de la Comunitat Valenciana y dirigido por Roberto Abbado, apenas puesto a la venta en octubre, con arias de Mascagni, Saint-Sáëns, Leoncavallo, Massenet, Cilea, Verdi, Berlioz y Mussorgsky, entre otras.

Incluso, apenas a sus 40 años ya publicó un libro de memorias en alemán: Wirklich wichtig sind die Schuhe (Los zapatos de verdad son importantes). Y es la estrella del documental de 2002 Primadonna on rollerskates (Primadonna en patines), de su paisano letón Ivars Seleckis.

Entre los DVD que pueden encontrarse de la cantante letona destacan las grabaciones de Carmen, La Cenerentola, Anna Bolena, La clemenza di Tito, Cosí fan tutte, Werther, además del Réquiem de Verdi, dirigido por Daniel Barenboim; la Silvesterkonzert Gala, con la Filarmónica de Berlín y Gustavo Dudamel; la Missa Solemnis de Beethoven, con la Staatskapelle Dresden y Christian Thielemann. También está el video de la gran The Opera Gala Live from Baden-Baden, en la que compartió el escenario alemán con el mexicano Ramón Vargas, la rusa Anna Netrebko y el francés Ludovic Tézier.

Garanča es tal vez la única mezzo capaz de robar cámara a la soprano Netrebko, ambas con voces privilegiadas, belleza y el dominio absoluto del escenario que les ha ganado el favor y fervor del público y la crítica en los últimos 20 años. Dos artistas deslumbrantes, una rubia y báltica; la otra, morena y rusa, que separadas son únicas, pero después de ser vistas juntas nadie las quiere separar. Su afinidad es incluso zodiacal: son Virgo, nacidas a mitad de septiembre, con cinco años de diferencia.

La letona y la rusa han compartido producciones como Anna Bolena, en la que Netrebko llevó el rol protagónico y Garanča la secundó como Giovanna Seymour. Y con Bellini encarnaron a la pareja romántica más famosa de la historia: Anna fue Giulietta y Elīna, Romeo, en I Capuleti e i Montecchi. Además, han compartido escenarios en Alemania, Rusia y otros países en numerosos recitales.

Los roles masculinos son ya un sello para Garanča, como mezzosoprano. El 13 de mayo próximo los mexicanos podremos verla en pantalla en el papel de Octavian en Der Rosenkavalier, de Richard Strauss, al lado de Renée Fleming y bajo la dirección de Sebastian Weigle, en la nueva producción de Robert Carsen para la MetOpera, que será transmitida en vivo para salas de todo el mundo, entre ellos el Auditorio Nacional y el teatro Juan Ruiz de Alarcón de la UNAM. Su debut fue como Annio, en La clemenza di Tito, y después, en la misma ópera de Mozart, fue Sesto, otro rol masculino para mezzo. También ha sido Cherubino, en Le nozze di Figaro, con la Wien Staatsoper dirigida por Riccardo Muti.

La más reciente oportunidad de ver en alta definición a Garanča fue justo en abril pasado con Roberto Devereux, una impresionante producción de la ópera de Donizetti de David McVicar para la MetOpera, donde la letona brilló en el escenario con la soprano estadunidense Sondra Radvanovsky, quien ya se presentó en marzo de 2012 en un recital en el Palacio de Bellas Artes y que se hizo famosa como Tosca.

Una faceta poco conocida de Elīna Garanča pero ampliamente documentada, difundida en video y consignada en parte en su disco Meditation, es su sublime interpretación de música sacra. Desde las Ave María de Giulio Romano Caccini y de William Gomez, el Agnus Dei de Bizet o el Salve Regina de Puccini hasta sus participaciones en el Réquiem de Verdi o la Missa Solemnis de Beethoven. Baste buscar su interpretación del Panis Angelicus de César Franck en el Advenskonzert de Dresden en 2008. Y es que Elīna Garanča, por su talento y belleza, no puede ser sino panis angelicus, pan de los ángeles.