“Hoy el talento se mide por el número de seguidores en redes sociales”: Juan Ugarte

El protagonista de 'El Alien y yo', una comedia basada en el cuento de Carlos Velázquez que se estrena este fin de semana, habla de la situación actual de los actores en México

Juan Ugarte (Ciudad de México, 1989) estudió actuación en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid y completó su formación en la asociación Mikhail Chekhov, de Toronto. Aunque consolidar una carrera no le ha sido fácil, su perseverancia empezó a rendir frutos a partir de su participación en numerosos cortometrajes (el más reciente se titula Los hermanos Salvador).

Ha tenido también papeles de reparto en películas como Edén y casi 30 (Con Eiza González y Manuel Balbi), y es uno de los conductores del show nocturno El Break PM,en el canal 5. Mientras tanto, apareció en teatro al lado de Hernán Mendoza y Horacio Villalobos en la obra Un corazón normal.

Su gran oportunidad llega ahora, al interpretar a uno de los personajes protagónicos de El Alien y yo, comedia de Jesús Magaña (Alicia en el país de María, Abolición de la propiedad) basada en un cuento del escritor Carlos Velázquez. En la cinta, que se estrena este fin de semana, Ugarte comparte créditos con Inés de Tavira, Juan Pablo Campa y Paco de la Fuente.

¿Qué fue lo que más te atrajo de hacer 'El Alien y yo'?

Como en todo, al principio fue por el guión. Me atrajo mucho la forma en la que se contaba esta historia y el tema que trataba. Luego leí el cuento “El Alien agropecuario”, de Carlos Velázquez, en el que se basa el guión, y me divertí mucho. El humor negro y los personajes hacen de esta una gran historia; es algo que no había visto antes, y Jesús quería que fuera una comedia ágil y actual, que pudiera hablarle a varios tipos de público. Creo que eso es lo que me atrajo y lo que la hace muy diferente.

¿Cómo describirías tu experiencia en el rodaje?

Maravillosa. Creamos una familia dentro y fuera del set. Esto es cierto de casi todos los rodajes; sin embargo, aquí fue algo particularmente especial para nosotros, porque todo el equipo —los actores, el director, todo el equipo— estaba enamorado del proyecto y eso se notaba día con día. Trabajar con alguien como Jesús te deja muy tranquilo como actor, ya que antes del rodaje tuvimos un largo proceso de ensayo y eso ayuda tanto a la hora de abordar el personaje como al interactuar con los demás actores involucrados en el proyecto. Tuve unos compañeros increíbles, grandes seres humanos y actores, que aportaban, daban todo en cada escena y tú no podías hacer menos. De verdad que de todos los involucrados en el proyecto, me llevo un recuerdo muy bueno, muy entrañable.

Tu personaje es un músico, ¿cómo te preparaste para el papel?

Fue muy duro, porque te voy a confesar una cosa: lo mío, además de la actuación, es el futbol. Pero yo no tocaba con ritmo ni la puerta de mi casa. Juan Pablo sí tiene un proyecto musical propio, con el que toca, y a Inés le gusta mucho la música. A mí también, pero estaba negado para cualquier instrumento. Es la magia de esta carrera: Jesús me dijo “tienes que practicar”, así que me compré una batería y tuve sesiones diarias con mi coach, Alonso (el baterista de La Forquetina, banda de Natalia Lafourcade). Pasaba entre cuatro y seis horas diarias aprendiendo a tocar y no paré hasta que me sentí satisfecho con lo que estaba haciendo, y pude ser lo suficientemente bueno como para tocar en la película y no nada más hacer playback.

¿Cuál dirías que es el elemento que distingue a esta película de otras comedias mexicanas?

La historia, la forma en que se cuenta. Siempre comentamos, Campa y yo, lo agradecidos que estábamos de tener la oportunidad de participar en esta película e interpretar a personajes como los nuestros, que se apartan de los clichés y tienen personalidades muy definidas. En el guión, Jesús maneja un gran sentido del humor y un claro mensaje. El que ama lo que hace y lo hace con pasión, siempre llega lejos.

¿Consideras que es muy difícil levantar un proyecto cinematográfico en México?

Sí, sin duda, para todos es muy difícil. Hay mucho talento, grandes guionistas, directores y actores, todos en busca de realizar un proyecto con el que sueñan. Y conseguirlo, después de filmar semanas enteras en llamados de todo el día, conseguir ver tu proyecto en pantalla es un camino largo y difícil. Existen muchos estímulos para la producción y eso es bueno, pero a veces no es suficiente y muchos proyectos buenos se tienen que hacer casi sin presupuesto. Eso es muy difícil. Pero nada se compara con ver tu película el día del estreno, con ver la reacción del público en la sala.

La cinta trata sobre la inclusión de personas con capacidades diferentes, en este caso un personaje con síndrome de Down. ¿Qué piensas al respecto?

Creo que México debería tener más historias como ésta. Siempre he creído que todos somos iguales sin importar nada, ni las preferencias, orientaciones, colores, creencias, nada. Paco de la Fuente (quien interpreta al Alien y debuta como actor siendo una persona con síndrome de Down), es un actor estupendo y una persona maravillosa. Trabajó muy duro para desarrollar su personaje y puso todo el corazón en ello. Estar en un proyecto con alguien tan extraordinario como él fue una gran experiencia, y creo que la cinta merece llegar a un público amplio.

¿Cuál dirías que es el panorama para un actor en México?

Hoy en día se están produciendo muchas cosas en México. Existe un gran abanico de posibilidades para poder trabajar, pero aun así sigue siendo algo muy difícil. Hay mucho nepotismo y pocas oportunidades, siento que no se respeta el trabajo del actor mexicano y se da preferencia a gente que viene de fuera. Pero lo que me parece más triste es que hoy se mida el talento de un actor por cuantos seguidores tiene en sus redes sociales. Lo bueno es que hay excepciones entre los escritores y los directores, aquellos que buscan a los actores por su talento y no solo por su aspecto. Mientras haya proyectos así, aunque sean independientes o pequeños, yo estaré feliz de colaborar con ellos.

De todas las áreas en las que has incursionado, ¿cuál es la que prefieres?

Todas tienen magia. No podría decir que prefiero una, aunque suene muy romántico. Mi vida es estar en un escenario o frente a una cámara, es lo que más disfruto. Podría estar todas las mañanas filmando algo. Ahora mismo estoy terminando de filmar Escuela para seductores, la ópera prima de Giovanna Zacarías, y por las noches estaría en el teatro. Ese sería mi plan ideal de vida profesional… Hasta ahora creo que tengo suerte de que sea así. Habrá que ver qué nos depara el futuro.