[Musicópata] La risa y el canto

La creatividad musical y el sentido del humor tienen una estrecha relación, por ello, no debe sorprendernos que muchos compositores exitosos sean también humoristas de primer nivel.
Muchos cantantes se caracterizan por su sentido del humor, destaca el experto en música Jaime Almeida.
Muchos cantantes se caracterizan por su sentido del humor, destaca el experto en música Jaime Almeida. (Especial)

Ciudad de México

Es grato comprobar que la creatividad musical y el sentido del humor tienen una estrecha relación. No es cosa rara ya que ambas capacidades se originan en el hemisferio derecho del cerebro.

A diferencia del hemisferio izquierdo, donde se realizan procesos de pensamiento lógico, preciso, analítico y realista, en el lado derecho se produce el pensamiento metafórico, ambiguo, fantasioso, aproximado y humorístico. Por ello, no debe sorprendernos que muchos compositores exitosos sean también humoristas de primer nivel tal que hasta podrían ganarse la vida haciendo reír.

Ahí está, por ejemplo, Armando Manzanero. El compositor de temas tan famosos como Somos novios, Adoro, Contigo aprendí o Esta tarde vi llover, puede mantener alegre toda una velada contando chistes o relatando anécdotas graciosas. Nadie como él tiene tanta amenidad para usar el acento yucateco y para bromear sobre la idiosincrasia peninsular.

"No vayan a creer que en Yucatán todos son como yo... también hay feos y chaparros", —Armando Manzanero.

Otro caso es Martín Urieta. Es claro que su genio musical está fuera de discusión. Mujeres divinas, Urge, Bohemio de afición, Acá entre nos y muchas otras de sus canciones han demostrado que el venero creativo de México sigue produciendo obras sensacionales. Sin embargo, la capacidad de Martín para hacer reír es igualmente formidable. Yo he sido testigo de conciertos en los que Urieta va combinando canciones con ocurrencias tan simpáticas que el público llega a pedirle que siga platicando en vez de seguir cantando.

"No existe razón para dejar a una mujer... a menos de que sea por otra mujer" —Martín Urieta.

Es probable que muchos seguidores de la obra de Marco Antonio Solís, El Buki, no conozcan su faceta humorística. Canciones como Tu cárcel, Mi fantasía o Si no te hubieras ido nos revelan una vena sensible y romántica con dejos de reclamo o añoranza. Pero su lado chistoso, lleno de salero y picardía, es fenomenal.

"Mi papá me aconsejó que me casara con una mujer alta, muy alta, para que al barrer con la escoba avance, avance" —Marco Antonio Solís.

Hay personajes de la composición que nunca ocultan su jocoso ingenio. Uno de ellos es Alex Lora, legendario rockero y compositor de temas como Triste canción, ADO y Piedras rodantes. Me ha tocado estar en tertulias en las que Alex se transforma en un comediante, haciendo parodias, imitando y encontrando los ángulos chuscos de norteños, gallegos, curas, argentinos y demás personajes clásicos del humor.

"Un argentino llega a visitar a un amigo en Buenos Aires.

El que abre la puerta dice: —-¡Carlitos, Dios mío...!

Y el otro responde: -Dime Carlitos nomás... —Alex Lora.

Como los humoristas, los compositores son maestros de la ambigüedad; primero nos presentan algo que nos lleva a pensar de una forma, y luego nos revelan otra interpretación posible, inesperada, pero igualmente válida. A veces usan el recurso para hacernos cantar y otras veces para hacernos reír. Por ello, cuando usted tenga la oportunidad de platicar con un compositor, pídale que le cuente algo chistoso. Le aseguro que su ingenio creativo le sorprenderá.