Cristal y Acero: la resurrección

Del hard rock a los caballeros medievales. Son una banda atípica, pues la mayoría enseña música cuando no ensaya con la banda.
Fueron invitados al Festival Hell and Heaven y presentarán su album El amor es para siempre.
Fueron invitados al Festival Hell and Heaven y presentarán su album El amor es para siempre. (Especial)

Ciudad de México

El contraste entre su ya tradicional apariencia de rockeros (pantalones de piel ajustados y negros, botas militares al mismo tono y lentes de sol) y sus afables personalidades sin duda resalta. Son una banda atípica, pues la mayoría enseña música cuando no ensaya con la banda, y sus integrantes aseguran que el comportarse mal es cosa de otros grupos.

Sus nombres son Manuel Ruiz en teclados y voz, Mauricio Cuevas toca el bajo, Milton como imagen y voz principal, Samuel Shapiro en la batería y Mike de la Rosa, voz, quien dice: "Soy el que hace bullying a la banda". Rashid y Pafy en las guitarras.

Su ánimo es inmejorable y tienen motivos: fueron invitados al Festival Hell and Heaven, cuyo plato fuerte fue Kiss, y este 30 de noviembre presentarán al público, en el Centro Nacional de las Artes, su nuevo disco: El amor es para siempre.

Ahora están en una producción de baladas que contrasta con los ritmos con los que se originó la banda en los ochenta. ¿Por qué ese salto, esa evolución?

No es evolución, Cristal y Acero es del género heavy metal, y en ese sentido navegamos por varios estilos, como el power metal sinfónico, que es lo que interpretamos en el espectáculo de Los Caballeros del Rey Arturo. Ahí hay mayor virtuosismo, es más espectacular, a mayores velocidades, con una estructura armónica más compleja. En este disco El amor es para siempre decidimos hacer otra vez hard rock un poco romántico, pero no todo en este disco son baladas, pues también hay composiciones con ritmos rápidos... Pero sí, ¡todo gira en torno al amor!

A la yugular: ¿el heavy metal ya murió?

¡No! ¡No, no! El heavy metal, no sabemos, pero el hard rock definitivamente no. Ni el heavy metal. Su época dorada fue en los ochenta, pero no, no desaparecerá.

Pafy: "Ese ritmo está más vigente que nunca, porque hemos visto chavitos de cinco, siete años con sus playeras de Kiss, y jamás los han visto tocar en su vida".

Milton: "Como somos versátiles, las diferentes producciones discográficas de este grupo no suenan todas igual, cada disco es una historia diferente. En esta ocasión, con el último disco, queríamos hablar de amor, con algo que Samuel definió muy bien: hard rock".

¿Es difícil colocar esta música en el gusto de los mexicanos?

Es una cuestión económica y de marketing. Necesitas el poder para penetrar en muchos medios de comunicación, especialmente radiofónicos. La estructura de internet y la piratería vino a "mover" cómo se funcionaba en los ochenta, porque ahorita el chavo solo "baja" las canciones que le interesan, no tiene que escuchar todo el disco. Milton: "Es difícil introducirlo no a la sociedad, sino a los medios de comunicación, porque la sociedad acepta muy bien el rock".

Es que es innegable que el rock tiene esta imagen de "depresión" y "desamor"...

Samuel: "La corriente musical que inmortalizaran hace décadas bandas como Deep Purple y Guns and Roses quizá sí tenga esa imagen, pero ya es obsoleta, a través del tiempo ya ha cambiado, pues en los ochenta, cuando salíamos en Siempre en Domingo y usábamos estoperoles vistiendo de negro, éramos impactantes... ahora somos bien fresas".

¿Qué les gusta hacer cuando no están en el escenario?

Manuel: Yo me dedico a dar clases de vocalización y piano en mi casa, en Iztapalapa.

Mauricio: Soy maestro de secundaria. Todo el tiempo pienso en música. Música, música y mi familia.

Milton: Entreno lucha libre, es algo que me apasiona, además del cine.

Samuel: Tengo negocios, así que hago marketing. También practico karate.

Mike: Les enseño a cantar a estos muchachos... (y todos comienzan a reír).

Rashid: Produzco en la computadora de mi hogar.

Pafy: Me gusta la mecánica, así que me gusta poner atención en los motores.

Forman parte de una banda que tiene casi 30 años de existencia. Eso conlleva cierta responsabilidad.

Manuel: "A mí me tocó estar dentro del público. Me tocó ser de los que soñaba con estar dentro de la banda, y un día me habló Samuel para invitarme, porque necesitaban tecladista en 2005, y heme aquí. Estar aquí es un sueño realizado".

Pafy: "Además de la felicidad que brinda 'recrear' desde hace tres décadas, también es una gran responsabilidad por la trayectoria de la banda".

Añaden que se definen como una banda que no toca temas dolorosos y angustiantes, sino que envían "un mensaje de optimismo".

¿Por qué la ropa de Caballeros de la Mesa Redonda?

Es un arquetipo muy bien definido, representa el orden, el triunfo del bien... ese tipo de valores que subsisten y llegan a cambiar al hombre para ser mejor. Tratamos de tener una visión optimista. Necesitamos ese optimismo para subsistir como banda... ¡creo que la gente en el país está pasando momentos difíciles por cuestiones económicas! A través de la música hemos encontrado un camino espiritual que te saca de la cotidianeidad de la oficina o del Metro, que se sigue parando, o del desempleo que sigue creciendo".

¿El rock sigue siendo "sexo, drogas y baile", como dictaba la conocida frase?

La segunda ya no. ¡Esta ya es una banda muy santurrona! Hay otros géneros musicales que realmente están llenos de drogas.

Todos coinciden: "Es cierto".

"Preferimos mil veces la vida sana, hacer ejercicio, tomar un café en lugar de una cerveza, dicen los rockeros, pues somos maestros y tenemos que dar el ejemplo a los jóvenes".