La diva Barbara Frittoli debuta en México

La música de Giuseppe Verdi “le habla directo a tu corazón, no importa si eres viejo, joven o maduro”.
La diva Barbara Frittoli debuta en México, se presentará en Bellas Artes y en el Festival Cervantino.
La diva Barbara Frittoli debuta en México, se presentará en Bellas Artes y en el Festival Cervantino. (Especial)

México

Giuseppe Verdi y Richard Wagner, nacidos ambos hace dos siglos, en su tiempo fueron protagonistas de una auténtica “guerra artística” entre sus seguidores. Bajo esta idea, el Festival Internacional Cervantino ofrecerá el programa Verdi vs. Wagner, que contará con protagonistas como la soprano Barbara Frittoli y los pianistas Cyprien Katsaris, Abdiel Vázquez y Édison Quintana. Asimismo, se montará la ópera El holandés errante de Wagner y la Misa de Réquiem de Verdi.

Al describir esta “guerra artística”, Barbara Frittoli dice en entrevista telefónica que “mientras en Milán Verdi era el rey, en Bolonia era el reinado de Wagner. Sabemos que el primero no era seguidor del segundo, pero al final de su carrera, en sus dos últimas óperas, Otelo y Fausto, prácticamente tenía a Wagner en lo que escribió”.

Con programas dedicados a celebrar el bicentenario de nacimiento de ambos compositores, Frittoli se presentará por primera vez en México. Debutará el 22 de octubre en el Palacio de Bellas Artes y el 25 del mismo mes en el Festival Internacional Cervantino. En Guanajuato, la cantante italiana también dará una charla introductoria a su recital.

Si en los dos programas se repiten algunas de las obras, también hay algunas variantes. El motivo, asegura la soprano, “es que si hay quienes están siguiendo mis conciertos no me gusta repetir las mismas obras, una y otra vez. Además quiero tener la posibilidad de cantar cosas diferentes en cada concierto. Estoy feliz de estar en México, porque mi amigo Ramón Vargas siempre me dice: ‘¡Tienes que venir a México!’, pero nunca nadie me había invitado”, dice entre carcajadas.

Recientemente, la soprano encabezó dos conciertos en honor a Verdi con la Orquesta Sinfónica de Chicago, bajo la dirección de Riccardo Muti, que resultaron muy emocionantes. Sin embargo, señala que “muchas orquestas, en muchas partes del mundo, han rendido tributo a Verdi. Eso es lo más maravilloso: que nuestro Giuseppe Verdi sea reconocido como uno de los compositores más importantes de todas las épocas. Considero que este es el mejor tributo, pero eso no sólo sucede durante el bicentenario de su nacimiento, sino que cada año se le canta en todas partes. Ese es el mejor tributo”.

El gran poder de la música de Verdi, agrega con pasión, “es que le habla directo a tu corazón, no importa si eres viejo, joven o maduro. Escuchas su música y la adoras, eso es todo. Su música le habla a gente, no importa en qué idioma hable, porque le habla al corazón, que es el lenguaje más especial”.

Desde que debutó como Micaela en Carmen en el Met de Nueva York, la cantante milanesa ha interpretado grandes papeles en las principales salas de ópera del mundo, entre ellos Donna Elvira de Don Giovanni, Desdémona en Otelo y Alicia Ford en Falstaff. Asegura que es difícil pensar en cuál papel que no haya hecho le gustaría desempeñar. “Hay muchos que quisiera cantar, incluso masculinos, pero que no podría hacer, pero me llaman mucho la atención Don Giovanni, Mefistófeles y otros. Me llaman más la atención los papeles masculinos que los femeninos”, afirma entre risas.

Frittoli no sabe con exactitud por qué le gustan los roles masculinos. “Debo decir que siempre me he sentido atraída por el mundo de los hombres. Fui la única niña en una familia con muchos hombres: todos mis primos eran hombres, tenía un hermano y crecí rodeada por ellos. Usaba las mismas palabras que ellos y hacía las cosas que normalmente hacen los hombres. Me encanta su mundo, tal vez es por eso que quisiera hacer un papel masculino”.

Acompañada por Mzia Bakhtouridze, Barbara Frittoli interpretará obras como Seis romanzas de Verdi, Cuatro canciones francesas y Cinco poesías para voz femenina de Wagner y Cuatro canciones de Amaranta de Francesco Paolo Tosti.

El arte del acompañamiento

El acompañamiento de cantantes es un arte que conoce muy bien Mzia Bakhtouridze, pianista nacida en Tbilisi, Georgia, y egresada del Conservatorio de Moscú, con estudios de perfeccionamiento en Milán con Robert Kettelson. Barbara Frittoli dice que le une una larga amistad con la pianista, así como su forma de trabajar. “Nos conocimos hace muchos años y ella es una de los grandes maestros del Teatro de La Scala de Milán. Nos conocemos muy bien y empezamos esta serie de conciertos el año pasado. Es una gran pianista y acompañante que también trabaja con Ramón Vargas, Renato Bruson y muchos otros grandes cantantes de ópera. Para mí es un honor hacer música con ella”.

De sus acompañantes, la cantante requiere alguien que “tenga la posibilidad de ensayar y hablar mucho sobre música para tratar de encontrar una complicidad entre quien acompaña y quien canta. Se dice acompañante y solista, pero la verdad se trata de dos solistas. Es como un dueto en el que el o la pianista tiene el mismo nivel que el o la cantante, y no ser mero acompañante. Eso es muy importante. Con Mzia Bakhtouridze existe esa complicidad”.