Los discos y los libros son de una empresa grande

El líder de los Talking Heads dice que le llega a “gustar la idea de que tal vez en el futuro no poseamos nada”.
Promueve su libro 'Cómo funciona la música'.
Promueve su libro 'Cómo funciona la música'. (Marte Merlos/FIL)

Guadalajara

Condiciona el espacio físico, laarquitectura, la imaginación de los músicos? ¿Es la era de internet realmenteun buen momento para ellos? ¿Qué tanto la economía afecta el sonido final de unálbum? ¿De qué manera el estudio de grabación puede ser utilizado como uninstrumento? Esas y otras interrogantes se despejan en Cómo funciona la música, el libro que David Byrne, el músicoescocés radicado en Nueva York, otrora vocalista del grupo Talking Heads, hapublicado en fecha reciente y ha traído a Guadalajara para presentarlo en laFeria Internacional del Libro. Un trabajo exhaustivo y exuberante de reflexión,investigación y memoria, cuya elegante versión en castellano ha publicado laeditorial Sexto Piso. A propósito de ese volumen conversamos con él.

Cómo funciona la música esun libro de más de 400 páginas que aborda varios temas. ¿Cuánto le tomóescribirlo y cómo fue el proceso para hacerlo?

Me tomó al menos un año, quizás dos. Fue unaño para escribirlo y otro para editarlo. Tuve dos editores que me decían: “No,no entiendo lo que quieres decir aquí, tienes que hacerlo más claro, tienes quereescribir esto”, todo ese tipo de cosas. Sabía que quería hacer un capítulosobre “La música y el cosmos”, pero tenía que hacer investigación para ello, locual fue divertido porque me tomé meses leyendo libros, investigando,localizando distintos diarios. En cambio, otros capítulos se dieron muy rápido,los que hablan de mi propia experiencia personal, esos fueron fáciles.

 Leyendo su libro da la impresión de que Remain In Light es el disco del que másse siente orgulloso. ¿Es así?

No necesariamente, pero fue el que hicimosde una manera poco usual y eso lo hace ser una historia interesante. Por lamanera en que fue hecho es que puedo hablar sobre éste. Se hizo de una formamuy fragmentada, así que facilita contar cómo se construyeron las canciones,por la manera en que se elaboró con todas estas piezas diferentes que más tardese unieron.

 Asimismo queda claro que Brian Eno ha sido unode sus colaboradores más importantes. ¿Cómo explicar que juntos pueden ser tancreativos?

Quizás es que los dos pensamos en la músicade una manera estructural. Ninguno de los dos somos grandes virtuosos en algúninstrumento, así que pensamos en cómo hacer música, ritmos y sonidos, desde unaperspectiva más conceptual. Además tenemos muchos intereses en común: hablamosde política o cosas que aparecen en el camino, lo cual es bueno. Podemos seramigos y no solo platicar sobre la industria de la música.

Hablade cómo a través de las multinacionales el éxito comercial de artistas comoMadonna propiciaron que pudieran financiar otros grupos con propuestas másventurosas como The Pogues. Es un punto de vista muy interesante, ¿debemosagradecerles a estos artistas por ello?

¿Agradecerles? ¡Sí! Creo que de cierto modoese era un sistema muy iluminado, no perfecto, había en él mucha corrupción yotras cosas. Pero era un sistema en el que la mayoría de empresas discográficascreían que si tenían éxito con un artista pop, significaba que también podíanhacer otros discos que no iban a vender mucho, pero que culturalmente eraimportante hacerlos, de una variedad de cosas, y no solo hacer aquello que lesiba a dejar dinero. Y eso puede también explicarse de forma pragmática, porquede verdad nunca sabes qué va a ser exitoso el año que viene. Eso sí, puedespredecir un éxito pop, pero es mejor que tengas otras cosas.

En Cómo funciona la música usted recuentala historia de los formatos musicales. Me pregunto de qué manera organiza suarchivo musical y qué formatos prefiere en la actualidad.

Creo que ahora todo es electrónico, todo esdigital. Tengo discos duros y computadoras. Todavía compro CD a veces porquehay alguna música que no está disponible para comprarla digitalmente. Losordeno por internet a distintos países, de donde provienen.

Lageneración a la que usted pertenece aprendió a poseer la música, el objeto quela contiene. ¿Cuál es su sentir ante la idea de rentarla y escucharla por streaming, tal como hoy lo proponenSpotify y Deezer?

Conceptualmente, me llega a gustar la ideade que tal vez en el futuro no poseamos nada. Es como una idea comunistautópica de que nuestras casas no estén llenas de los objetos de nuestrapropiedad. De muchas maneras eso me parece hermoso. Aunque los discos y los librosuno cree que son suyos, en realidad le pertenecen a una gran empresa. Y esaparte me llega a asustar.