• Regístrate
Estás leyendo: Diez palabras tramposas del portugués
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 11:35 Hoy

Diez palabras tramposas del portugués

A veces las palabras de diferentes lenguas se parecen, pero no significan lo mismo. No te dejes sorprender si un brasileño te invita a comer presunto o te dice que le pegó una gripa.

Publicidad
Publicidad

El español y el portugués comparten historia. Ambas pertenecen al grupo de lenguas romances, como se les conoce a las lenguas que evolucionaron del latín —en este grupo también se encuentra el italiano, por ejemplo—. Sus similitudes ocurren en diferentes niveles, pero quizá las más evidentes sean la que tienen que ver con la forma de las palabras —lo que en lingüística se conoce como morfología— y su sonido —fonética—.

Es por eso que a los hispanohablantes nos parece sencillo entender palabras, e incluso frases enteras, en portugués. Sin embargo, las lenguas pueden ser tramposas. Un buen ejemplo de eso son los falsos cognados, palabras que pertenecen a distintas lenguas pero que tienen la misma forma o en ocasiones el mismo sonido. Es decir, que se escriben o suenan igual pero que significan cosas completamente distintas.

Hay cientos de falsos cognados entre el español y el portugués. A continuación te damos algunos de los ejemplos más comunes:

Borracha

En español, una mujer a la que se le han pasado los tragos y que no puede lidiar ni con su sombra es una borracha. Pero en portugués esta palabra significa goma, esa que se usa para borrar. Es cierto que durante una borrachera se nos borran los recuerdos, pero esa sólo es una coincidencia que no tiene nada que ver con esta coincidencia de la lengua.

Escoba/escova

Una escoba puede convertirse en una de las herramientas más útiles en casa. No sólo sirve para barrer la basura o el polvo que se acumula, también puede ser un arma contra los insectos que acechan desde los rincones o un buen recolector para los zapatos que se esconden bajo la cama. En portugués existe la palabra escova, que significa cepillo. Así que no te sorprendas si un día escuchas a un brasileño decir que se lavará los dientes con su escova.

Niño/ninho

Se sabe que en portugués la combinación de las letras 'n' y 'h' se pronuncian como una 'ñ' —es por eso que a Ronaldinho le decimos Ronaldiño—. Aunque se escriben diferente, niño y ninho suenan de manera similar, pero sus significados son distintos. En portugués, ninho significa nido, el hogar de las aves. Por cierto, niño en portugués se dice menino.

Berro

Si tú, como muchos de nosotros, odias las verduras —sobre todo si son verdes— seguramente asociarás un berro con una sensación poco agradable en el paladar. En efecto, en español un berro es un vegetal que proviene de una planta acuática. Y, por cierto, tiene grandes cantidades de vitamina C y propiedades diuréticas. En portugués, berro significa grito. No resulta tan extraño si pensamos que en español tenemos palabras como berrear o berrinche.

Pego

Seguramente recuerdas la canción Ai se eu te pego, de Michel Teló. No podrás negar que en algún momento pensaste que se refería a un hombre que amenazaba a golpes a una chica. Pues para alivio de todos, la palabra pego en portugués significa agarrar o a veces también atrapar. De modo que en Brasil uno puede pegar el sol o pegar pokémones.

Despido

En español esta palabra puede ser un sustantivo que hace referencia al acto en que una persona se queda sin trabajo. También puede ser la conjugación del verbo reflexivo despedirse. Por ejemplo, "Sin más que agregar, me despido de ti". En portugués, es un adjetivo que significa desnudo. Así que cuidado cuando le digas a un portugués o un brasileño que vas a una manifestación contra los despidos.

Prenda

Cuando el sol es tan intenso que se vuelve insoportable, es común que la gente se despoje de sus prendas —aunque, seamos sinceros, suena a una frase que diría una abuelita—. En Brasil, en cambio, deshacerse de las prendas podría parecer una locura. Después de todo, quién se atreve a despreciar un regalo. En efecto, en portugués prenda significa regalo.

Todavía

Ésta es compleja. Para los hispanohablantes, es sinónimo de aún. Es decir, sirve para demostrar que alguna acción está en proceso de ser completada, positivia o negativamente: "Todavía no termina la competencia" o "todavía tiene oportunidad de ganar". En Brasil, todavía significa 'sin embargo'. Quienes están aprendiendo a hablar portugués pueden encontrar en esta palabra una de las trampas más frecuentes.

Palco

En los teatros, los palcos son espacios que suelen estar reservados para los invitados especiales, entre otras cosas porque gozan de cierta exclusividad. Son, entonces, lugares privilegiados para ver un espectáculo. Nadie daría un concierto o escenificaría una obra de teatro en un palco... excepto los lusoparlantes. En portugués palco significa escenario. Así que cuidado cuando vayas al teatro con un brasileño, porque podrías terminar protagonizando la obra.

Presunto

Una palabra digna del vocabulario policial. En español un presunto es alguien a quien se le atribuye la responsabilidad de algo, generalmente un delito. En portugués significa jamón, una cosa completamente distinta, y mucho más apetitosa. Si en Brasil te ofrecen un trozo de presunto, no te preocupes, no te están pidiendo que te conviertas en caníbal.


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.