• Regístrate
Estás leyendo: Diego Ros: “No quería crear héroes ni villanos”
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 02:38 Hoy

Diego Ros: “No quería crear héroes ni villanos”

Además de la atmósfera claustrofóbica, 'El vigilante' ofrece una rara visión de lo absurdo   


Publicidad
Publicidad

Salvador (Leonardo Alonso) ocupa el turno de noche como vigilante en una obra en construcción ubicada a las afueras de la Cuidad de México. Mientras el resto del país festeja el día de la Independencia, el protagonista de El vigilante intenta salir de su trabajo una y otra vez, pero una serie de hechos tan absurdos como improbables lo llevan a una encrucijada. Después de cosechar reconocimientos en los festivales de Morelia, Yucatán y Los Ángeles, la ópera prima de Diego Ros se estrena en México.

¿Se planteó 'El vigilante' como una película sobre la imposibilidad?

Es una buena forma de explicarla, pero no la pensé así. A lo largo del desarrollo, la película cambió mucho. Comenzó siendo un drama, luego se convirtió en un thriller y terminó en una farsa o una comedia del absurdo. Mi única convicción era hacerle la vida imposible al protagonista con tal de que no pudiera salir de su encierro. Me limité a probar qué tan lejos podía llevar la situación. Mientras escribes el guión solo te fijas en cuestiones narrativas. Interpretaciones como la tuya surgen hasta después.

Un personaje incapaz de salir de una situación determinada bien podría leerse como una metáfora de México.

No quería crear héroes ni villanos. No sé qué va a pasar con México; lo que sí sé es que vivimos una realidad muy complicada. Como autor, es difícil construir dramas donde hay un héroe o donde los problemas se resuelven. Me parecía hipócrita mostrar a Salvador de esta manera. No quiero decir que no haya gente luchando por hacer el bien; solo digo que, pese a ellos, las cosas no han cambiado.

¿Qué dificultades le representó hacer una película sostenida en un solo personaje?

Cuando escribes la historia en función de un personaje, aunque este no es necesariamente el caso, te ocupas de seguirlo y enfrentarlo a episodios concretos. Si tienes a tu protagonista más o menos claro, hilar la historia resulta sencillo porque la narrativa se construye a partir de tres o cuatro planteamientos.

Al ver su película es imposible no pensar en 'El ángel exterminador' de Luis Buñuel.

Sin duda. Fue una película muy presente y a la que regresé varias veces. Buñuel lleva la historia a un nivel maravilloso del absurdo. Mi película es más discreta y quizá me faltó acentuar la hilaridad de mi personaje. Alguien la describió como una suerte de pesadilla y me parece acertado porque la circunstancia desarrolla una lógica instintiva por parte de Salvador.

¿El minimalismo de la película se dio de manera natural al guión?

El edificio es un espacio muy cinematográfico y por tanto incidió en el guión. Al principio, la historia estaba pensada para que todo ocurriera en una semana, pero después nos convencimos de que bastaba una noche, así que gracias a la estética del espacio y a la temporalidad pudimos encontrar una atmósfera teatral que aportara un tono casi surrealista.

¿La película transmite lo que usted quería?

Tenía otra idea en la mente. El resultado final se encontró en el proceso. No te voy a negar que durante un momento pensé que todo saldría mal. No sabría decir si transmite mi idea original, pero te puedo decir que estoy muy satisfecho porque el tono solo se pudo conseguir después de mucho trabajo. Ha sido una buena sorpresa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.