¿Por qué el Día de la Santa Cruz es Día del Albañil?

El 3 de mayo de cada año, los trabajadores de la construcción celebran a lo grande su día; pero, ¿por qué lo hacen justo el Día de la Santa Cruz?

Ciudad de México

Como cada año, el 3 de mayo está marcado en el santoral católico como el Día de la Santa Cruz. Y en esa misma fecha, los trabajadores de la construcción celebran su tradicional Día del Albañil, a menudo en las mismas obras donde se encuentran trabajando.

¿A qué se debe esta coincidencia entre una fiesta religiosa y una popular? Aquí una de las tantas explicaciones que circulan en el mundo de la información.

TE RECOMENDAMOS: ¿Por qué celebramos el 1 de mayo como Día del Trabajo?

Según el santoral católico, la fiesta de la Santa Cruz —que se refiere a la cruz de madera donde murió Jesús de Nazareth— se celebra el 3 de mayo porque justo en esa fecha, pero del año 326, cuando se encontró dicha reliquia sagrada para la grey católica.

Según refiere el historiador Eusebio de Cesárea (263-339), la víspera de una batalla contra Majencio, el emperador Constantino I "el Grande" (272-337) tuvo un sueño en el que se le apareció una cruz luminosa y escuchó una voz que le decía: In hoc signo vincis, que en latín significa "Con este signo vencerás".

Constantino, entonces, mandó colocar una cruz en sus estandartes y bandera una cruz, sosteniendo que a partir de ese día "creía en Jesús como su madre, Helena". Al final del día, el triunfó le favoreció y Constantino, en agradecimiento, mandó que cesara la persecución de los cristianos.

Al final de su vida, el mismo Constantino fue bautizado y es considerado el primer emperador romano que abrazó el cristianismo.

TE RECOMENDAMOS: ¿Qué es el Día Naranja y por qué se celebra cada mes?

Pero si bien a Constancio se le apareció una cruz en sueños, y esa es la historia que refiere el santoral católico, hay que hablar del hallazgo de la reliquia donde murió Jesús, el cual corresponde a Helena, esposa del emperador Constancio Cloro y madre de Constantino.


La emperatriz Helena de Constantinopla (250-329) se convirtió al cristianismo cuando su hijo Constantino ya gobernaba el Imperio Romano de Oriente, y muchos historiadores consideran que ella influyó en la decisión de su hijo de legalizar, primero, y después abrazar la religión cristiana.

Pues bien, según la leyenda, la emperatriz viajó hasta Jerusalén para buscar la cruz donde había muerto Jesús. Para ello, mandó excavar en el área donde se encontraba el Monte Calvario, y el 3 de mayo del año 326 encontró tres cruces —otras fuentes señalan que eran tres pedazos viejos de madera.

Ante el hallazo, surgió la pregunta: ¿cuál de las tres era la verdadera Santa Cruz? Para averiguarlo, colocó cada una de las cruces cerca de una persona que recién había muerto y, por milagro, el muerto resucitó cuando se le acercó la tercera cruz: la verdadera reliquia. Otras narraciones hablan del milagro de una persona enferma que recobró la salud. 

Helena, segura entonces de haber encontrado la cruz de Jesús, la mostró en una procesión por toda Jerusalén. Ese mismo día, se instituyó la fiesta a la que nos referimos. Tras su muerte, Helena fue canonizada.

TE RECOMENDAMOS: ¿Qué fue exactamente lo que le hizo el viento a Juárez?

Finalmente, llagamos a la fiesta tradicional mexicana del Día del Albañil. Aunque no existe una versión oficial del origen de esta tradición, diversas fuentes señalan que todo se refiere al sincretismo que tuvo lugar en nuestra sociedad tras la Conquista.

Por estas fechas, algunos pueblos prehispánicos hacían ceremonias y sacrificios para solicitar buenas cosechas en el año. Y tras la evangelización, esta costumbre agrícola se mezcló con las creencias cristianas y se empezó a rogar a la Santa Cruz por dichos beneficios.

Con el tiempo, muchos de los campesinos dejaron el arado y la hoz, y migraron a las ciudades para trabajar como albañiles. Sin embargo, conservaron ciertas tradiciones: por ejemplo, la de encomendarse a la Santa Cruz, ya no para una buena cosecha, sino para no sufrir accidentes o caídas en el trabajo.

Por esa razón es que en casi todas las construcciones de nuestro país hay siempre una cruz de madera, decorada con papeles o listones de colores. Y por eso también es que hoy se celebra lo que se celebra. O bien, ¿tú conoces alguna otra versión de la historia?


FM