Halloween no espanta a artesanos de papel picado

Aunque muchos productores han introducido técnicas industriales, todavía podemos encontrar talleres que mantienen el proceso de fabricación tradicional.
Hallooween no espanta a artesanos de papel picado (Milenio Noticias)

Ciudad de México

Papel, reglas, gubias, martillos y mucha paciencia es todo lo que la familia Torres y Cordero ha necesitado durante 28 años para mantener viva una tradición mexicana: la elaboración del papel picado artesanal.

TE RECOMENDAMOS: Que no falte nada de esto en tu ofrenda de Día de Muertos

Aunque muchos productores de papel picado han industrializado la elaboración de este producto, todavía podemos encontrar algunos que mantienen su fabricación tradicional. Uno de ellos es el taller ubicado en la delegación Xochimilco llamado Artesanías de Papel.

Proceso artesanal

Este taller elabora el papel picado a través de un proceso que sigue siendo artesanal y completamente nacional.

El papel que emplean es de manufactura mexicana. Los cortes se hacen a mano, por medio de un golpeteo con gubias de diferentes tamaños, las cuales van cortando el papel y dan forma a los distintos diseños típicos del Día de Muertos, como son la catrina, las calaveras, el pan de muerto, etc.

Don Alberto Torres y sus hijos están orgullosos de mantener este proceso. Comentan que aunque San Salvador Huixcolotla, Puebla, es el municipio más importante en la elaboración del papel picado y desde 1998 es considerado Patrimonio Cultural, muchos de sus productores han introducido técnicas industriales como el suaje, las cuales si bien mejoran la eficiencia, también descuidan algunos detalles en los cortes.


Artesanías de Papel

El negocio familiar comenzó en 1988 de la mano de Don Alberto, hijo de campesinos de Xochimilco. Al principio, el señor Torres realizaba  arreglos para las mayordomías, que son fiestas en las que participan todos los habitantes del pueblo, así como arreglos para las medias lunas de las trajineras. Al mismo tiempo, estudiaba papiroflexia y origami, y mantenía su empleo como maestro de secundaria.

Una vez jubilado, en busca de un ingreso extra para la educación de sus hijos, decidió dedicarse de tiempo completo a las artesanías de papel picado, animado por compañeros y amigos, quienes le auguraban éxito debido a la calidad de su trabajo.

Sus primeros trabajos formales fueron realizados para la entonces Socicultur (Dirección de Acción Social, Cívica y Cultural), encargada de proyectos sociales, recreativos y culturales para el Distrito Federal (hoy Ciudad de México).

Los pedidos comenzaron a ser tan grandes que la ayuda esporádica de sus hijos ya no fue suficiente. Así nació formalmente esta empresa que hoy cuenta con 16 empleados fijos y cuatro ayudantes temporales.

Día de Muertos es su temporada más fuerte en ventas, sin embargo, también destacan Fiestas Patrias y Navidad.

Sincretismo cultural

Artesanías de Papel asegura que la llegada de otros festejos como Halloween, no ha mermado su producción, pues la gente sigue solicitando papel picado para adornar sus casas, empresas, o altares de muertos.

Además, también integran al papel picado diseños propios de dicha celebración, como calabazas o murciélagos; sin embargo, siempre buscan convencer al cliente de mantenerse dentro de la tradición mexicana de Día de Muertos.

En las ofrendas, el papel picado representa al aire, uno de los cuatro elementos de la naturaleza que debe estar presente en todo altar de muertos tradicional.


Hasta donde la imaginación alcance

Este pequeño taller enfrenta la industrialización de su competencia con un diferenciador: diseños personalizados.

Ofrecen la posibilidad de que sus clientes elijan las imágenes que llevarán sus hojas de papel, con lo que agregan al Día de Muertos y a otras festividades, un toque único.

Realizan diseños para diversas celebraciones como baby showers, bautizos, despedidas de solteros, e incluso festividades de otras religiones, como los Bar Mitzvah.

Ellos envían pedidos a todo el país y también han trabajado para distintas empresas como José Cuervo, Gigante y Bisquets Obregón, así como para delegaciones como Coyoacán, Iztapalapa, Tlalpan, entre otras.