Azcapotzalco, el hogar de la otra Llorona

Entre el 26 de octubre y el 2 de noviembre, los pueblos de Azcapotzalco celebran la primera edición del Festival Cultural Tras las Huellas de Malinalli
La atracción principal de este festival esla escenificación de Malinalli, la otra Llorona
La atracción principal de este festival esla escenificación de Malinalli, la otra Llorona (Especial)

Ciudad de México

Los pueblos de Azcapotzalco celebran la primera edición del Festival Cultural Tras las Huellas de Malinalli, entre el 26 de octubre y el 2 de noviembre.

La celebración inició este miércoles 26 de octubre en San Mateo Xaltelolco, y continuará este viernes 28 en Santa María Malinalco; después, el día 29, será en San Pedro Xalpa, Santa Catarina Atzacoalco y San Miguel Amantla.

TE RECOMENDAMOS: Las calacas se adueñarán del Cenart el fin de semana 

El 30 de octubre, la presentación se hará en los pueblos de Santiago Ahuizotla, San Bernabé Acolnáhuac y Villa Azcapotzalco; el 31 de octubre estará en San Juan Tlihuaca y el 1 de noviembre llegará a Santa Lucia Tomatlán.

La atracción principal de este festival esla escenificación de Malinalli, la otra Llorona, una fábula que alude al origen de la leyenda de La Llorona y su simbología como parte de las tradiciones del Día de Muertos. La puesta en escena, que deriva de la investigación del arqueólogo José Antonio Urdapilleta, se presentará el 2 de noviembre a las 20:00 horas en el atrio de la iglesia de Santa María Malinalco 

Narra la historia de Malinalli, quien fue hermana de Huitzilopochtli y fundadora del pueblo que hoy lleva su nombre, Santa María Malinalco.

En Azcapotzalco, el festejo no se vive como un luto, “en San Pedro Xalpa al concluir la misa en el panteón se hace un festejo entre la comunidad y comparten aperitivos; en el caso de San Juan Tlilhuaca, persiste la tradición de los animeros, que son un grupo de personas dedicadas a recoger las ánimas, se lleva a cabo el 1 de noviembre, al tiempo que recolectan dulces, pan de muerto y flores para la ofrenda del panteón”.

Celebración en comunidad

En los panteones comunitarios de San Pedro Xalpa y San Juan Tlihuaca persiste la tradición de destinar un espacio físico para el entierro de los adultos y otro se reserva para los niños de la comunidad.

En forma paralela a la presentación de La otra Llorona, se realizan talleres para la elaboración de globos de cantoya, calaveras en verso, calaveras de cartón, talleres de títeres con la temática de la mitología mexica, cuentacuentos y narraciones para niños.