• Regístrate
Estás leyendo: Detienen en España a mexicano dueño de Malpaso
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 07:17 Hoy

Detienen en España a mexicano dueño de Malpaso

El empresario Bernardo Domínguez Cereceres fue interrogado y liberado con medidas cautelares; comparecerá para aclarar cargos de ‘lavado’ de dinero.
Publicidad
Publicidad

Este jueves 26, el juez español José de la Mata interrogó y luego dejó en libertad con medidas cautelares al empresario constructor mexicano Bernardo Domínguez Cereceres, señalado por presuntamente haber confeccionado contratos de préstamo ficticios por un valor de 28.5 millones de euros, con el objeto de ocultar la fortuna familiar del clan Pujol y mantenerla fuera del alcance de la justicia.

El juez le retiró el pasaporte, le prohibió salir de España sin autorización judicial y le emplazó a comparecer en sede judicial cada 15 días. Está investigado por blanqueo, falsedad documental y ocultación de bienes.

El reporte del diario El Confidencial, firmado por Ángel Vallarino y David Brunat, añade que el también financiero mexicano, dueño del Grupo Empresarial DSC Servicios Constructivos, llegó a Barcelona en 2013 y levantó con sorprendente rapidez el gigante editorial Malpaso Ediciones, que incluso “se comió” a otros sellos editoriales como Los Libros del Lince, Dibbuks y Biblioteca Nueva de Clásicos.

 Domínguez y Jordi Pujol Ferrusola, hijo del ex presidente de la Generalitat de Catalunya, trabaron amistad años atrás en México, donde el clan Pujol invirtió en varios negocios que a la postre resultaron fallidos. Pero en España se dio la situación contraria, pues Domínguez mantenía inversiones y el clan Pujol se interesó en él.

La relación entre Pujol hijo y el magnate dueño de DSC, fue fraguada por el padre de este último, Domínguez Moreno, fallecido en 2011. En 2005, el padre prestó a Pujol 2.3 millones de euros para construir el hotel de lujo El Encanto, en Acapulco. Dos años más tarde, le prestó otros 4.1 millones. La inversión fue una ruina y el hijo del ex presidente catalán terminó pagando su deuda mediante unos apartamentos de diseño en Puebla, en el centro del país.


Malpaso Ediciones (Especial)

El sector que mejor conoce Domínguez es el de la construcción. En él se sostiene el conglomerado DSC, que aglutina 87 empresas de ámbitos tan dispares como la hotelería o las plantaciones de eucalipto y agave. Entre ellas, también está Malpaso Holdings. Su fortuna empezó a fraguarse como consecuencia del devastador terremoto que sufrió México en 1985, pues a raíz de la tragedia Domínguez obtuvo importantes licencias para tareas de reconstrucción que catapultaron su riqueza y su poder.

No consta que Malpaso Ediciones haya servido como vehículo para blanquear capitales o cometer fraude, delitos por los que Domínguez fue acusado y encarcelado ya en 1999 en México. “Si alguien quiere lavar dinero, no contrata a 40 personas en España para montar una editorial”, explica un ex empleado al que Domínguez debe dinero, añade el reporte de El Confidencial.

Desde su nacimiento en octubre de 2013, Malpaso ha estado envuelta en un halo de asombro y misterio. Nadie entendía cómo una editorial surgida de la nada en lo más crudo de la crisis era capaz de crecer y expandirse tan velozmente, arrebatando en ocasiones lanzamientos a los potentes corporativos multinacionales Planeta y Penguin Random House, y consolidándose en el complicado nicho de las editoriales medianas.

Tampoco nadie sabía de dónde sacaba el dinero su fundador y único socio capitalista, Bernardo Domínguez, pero sorpresas como pagar 250 mil euros por los derechos en español de la obra de Bob Dylan o 120 mil por las de Elton John forman ya parte de las extravagancias más sonada de la industria editorial. O la fiesta de celebración en la Feria de Fráncfort, con tequila y mariachis para 200 personas, un gasto que ninguna editorial de su tamaño se atrevería nunca a realizar.

Bernárdez gestionó Malpaso a golpe de cheques hasta que el justicia mexicana congeló sus cuentas y le complicó las transferencias de capital a España. Lo que antes eran anticipos muy suculentos para editores noveles (hasta 10 mil euros para escritores no publicados), adquisición de sellos editoriales y ampliación de catálogo, se convirtió en impagos a proveedores, imprenta, traductores y autores.

De los cerca de 40 trabajadores contratados, ya solo quedan una docena en las oficinas de Barcelona y las deudas se arrastran hasta el día de hoy.


Malpaso Ediciones (Especial)

Autores, traductores y correctores confirman también en el reporte de El Confidencial que la falta de pagos ha empezado a ser más que frecuente, a pesar de que la empresa aparecía saneada en los últimos registros (de 2016) tras una inyección de capital de 3.69 millones de euros procedente del grupo mexicano DSC y la facturación, nada desdeñable, que rondaba en ese 2016 los 1.5 millones de euros anuales.

“Pues han dejado de pagar incluso suministros, nóminas, imprenta, etcétera. Van trampeando y desde hace ya tiempo sólo pagan lo que no tienen más remedio para seguir funcionando. Están en una huida hacia delante”, dice un ex trabajador.

En sus negocios editoriales en México, Domínguez solía llenarse de proyectos, justificar gastos por todos los medios y abandonarlos; incluso se afirma que si algunos colaboradores decidían exigir pagos pendientes llegaba a amenazarlos o acusarlos de abuso de confianza para no cumplir, a sabiendas de que se trata de una demanda muy compleja.

Al parecer así sucedió en proyectos como las revistas Paréntesis, Metapolítica y Conspiratio, así como con la editorial Jus. Y en 2013 se empezó a hablar de una editorial, Malpaso, cuyo lanzamiento en México se dio en 2014 poco más de ocho meses después de que nació en España.

“Es una persona inteligente y leída, pero no entiende cómo funciona el mundo editorial y ha cometido un error tras otro. Nunca escucha a nadie. Solo su orgullo iguala a su incompetencia”, indicó otro ex empleado.


*Con información de El Confidencial
AG



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.