Los alebrijes, una tradición en crecimiento en el DF

Desde 2007, los Alebrijes Monumentales recorren las calles de la Ciudad de México. El próximo desfile será el 17 de octubre.
Cuando se organizó el primer concurso y desfile de Alebrijes Monumentales, en 2007, se inscribieron alrededor de 34 piezas: en la más reciente edición, la de 2014, participaron poco más de 300. Imagen de archivo.
Cuando se organizó el primer concurso y desfile de Alebrijes Monumentales, en 2007, se inscribieron alrededor de 34 piezas: en la más reciente edición, la de 2014, participaron poco más de 300. Imagen de archivo. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

"Cuando se organizó el primer concurso y desfile de Alebrijes Monumentales, en 2007, se inscribieron alrededor de 34 piezas: en la más reciente edición, la de 2014, participaron poco más de 300, la mayoría de ellas eran parte del certamen, pero algunas se integraron sólo por el placer de participar de lo que se ha convertido en una verdadera fiesta", dijo Walther Boesterly, director del Museo de Arte Popular (MAP).

Al lanzarse el último llamado a quienes se inscribieron en el concurso y desfile, a desarrollarse el próximo 17 de octubre, el promotor cultural recalcó la importancia de haber logrado la presencia de más de 18 millones de personas en los recorridos, a lo largo de los ocho años en que se ha desarrollado, lo cual también ha permitido la recuperación de una manifestación como la cartonería.

"Hay que recordar que la idea vino después de que en la Ciudad de México se hiciera un proyecto llamado Cow Parade, una serie de vacas que se colocaron por diversas parte, de ahí que nos vimos en la necesidad de poner algo nuestro, algo que nos representara, y que tuviera mucha creatividad", aseguró el director del MAP.

Ahí fue donde surgió la idea de los alebrijes, cuyos orígenes se encuentran lo mismo en Oaxaca, con la familia Jiménez, que en el barrio de La Merced, aquí en la Ciudad de México, con Pedro Linares: animales fantásticos, monstruos híbridos y alados, lo mismo con afilados dientes y garras, que con ojos saltones y lenguas enormes, pero sobre todo con el color que caracteriza a la cultura mexicana.

"Esto se ha convertido en un desfile popular, cívico, para la Ciudad de México, pero siempre bajo el eje rector de los alebrijeros: son ellos quienes hacen las figuras y la propuesta, al grado que se toman las decisiones en una asamblea que se tiene en el museo".

Mientras las figuras se encuentran en elaboración, el director del Museo de Arte Popular, Walther Boesterly, resaltó que se llegó a un acuerdo con las autoridades de la Ciudad de México para hacer el recorrido en su forma original: partir del Zócalo, seguir por Cinco de Mayo y Juárez, para llegar a Paseo de la Reforma, donde se volverán a colocar entre el Ángel de la Independencia y la Diana Cazadora a partir del 17 de octubre.