Descubren en México el único crustáceo venenoso del mundo

Perfil primitivo lo convierte en eslabón entre gusanos y artrópodos.
"El Xilbalbanus tulumensis" mide de 1.5 a 2 centímetros y fue encontrado en una cueva en Quintana Roo.
"El Xilbalbanus tulumensis" mide de 1.5 a 2 centímetros y fue encontrado en una cueva en Quintana Roo. (Especial)

México

Fernando Álvarez Noguera, investigador del Instituto de Biología de la UNAM, participó en el descubrimiento del único crustáceo venenoso conocido en el mundo y encontrado en una cueva entre Puerto Morelos y Tulum, en Quintana Roo.

En un comunicado de la universidad, el experto informó que el descubrimiento del Xilbalbanus tulumensis estuvo encabezado por el científico alemán Bjorn von Reumont, del Museo Británico.

Este organismo remipedio (grupo crustáceo con características primitivas) es una especie endémica y se descubrió en 1987.

El también responsable de la Colección Nacional de Crustáceos detalló que “no se había reportado hasta ahora uno venenoso.

Además, refirió que los resultados de la investigación se publicaron en diciembre de 2013 en la revista Molecular Biology and Evolution, en la cual se describe todo el sistema, la glándula de veneno, la musculatura y los ductos que van a dar a los colmillos.

El biólogo y doctor en zoología detalló que “lo interesante no es solo producir veneno, sino tener un aparato que puede liberarlo y aplicarlo a la presa, algo que no se ha encontrado en ningún otro crustáceo conocido”.

El especialista explicó que la técnica de genética transcriptómica, utilizada para este trabajo, permitió extraer las glándulas de veneno del organismo, que completo mide de 1.5 a dos centímetros, así como obtener su ácido nucleico y poder describirlo e indagar sobre él.

Expuso que los venenos son cocteles formados de enzimas y toxinas. “El mérito de este trabajo es describir en qué consiste este coctel mediante lavenómica, disciplina ubicada entre genómica y bioquímica, la cual relaciona los venenos y analiza su evolución”.

El resultado que arrojó fue que su veneno no se ubica dentro de los de artrópodos como arañas, alacranes y ciempiés, sino que evolucionó de forma independiente, lo que indica que los crustáceos remipedios son muy antiguos.

“Así como un paleontólogo logra un descubrimiento mayor si encuentra un hueso de dinosaurio y a partir de él lo reconstruye, aquí es como tratar con dinosaurios, pero vivos, porque los remipedios son crustáceos muy primitivos que representan un eslabón entre los gusanos y los artrópodos”.