• Regístrate
Estás leyendo: Descalabro euro-ruso en la misión a Marte
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 22:32 Hoy

Descalabro euro-ruso en la misión a Marte

Los encargados de Exomars rechazan que se trate de un fracaso, debido a que lograron colocar un satélite en la órbita del planeta; la NASA avisó de accidente.

Publicidad
Publicidad

El módulo europeo Schiaparelli, que debía aterrizar el miércoles en Marte para analizar su suelo, se estrelló contra el planeta rojo al alcanzar su superficie y probablemente explotó en el impacto, informó la Agencia Espacial Europea (ESA, por su sigla en inglés). La misión ExoMars, que la ESA lleva a cabo en cooperación con la agencia espacial rusa Roscosmos, tenía como fin buscar vida en Marte.

La agencia explicó en un comunicado que se cree que el aparato “cayó desde una altura de entre 2 y 4 kilómetros”, lo que supone “que impactó a una velocidad considerable a más de 300 kilómetros por hora”.

La ESA señaló que sus científicos creen que el módulo tuvo “una caída libre mucho mayor de lo planeado” y creen que “los propulsores” del Schiaparelli, que debían frenar su caída al actuar en sentido contrario a la gravedad de Marte, “se apagaron de forma prematura.

“También es probable que el módulo explotara en el impacto, porque los tanques de combustible de sus propulsores seguramente seguían llenos”.

La agencia europea subrayó, no obstante, que estas “interpretaciones preliminares” de lo sucedido “serán refinadas tras nuevos análisis”.

La ayuda de EU

Detalló que finalmente pudo saber lo sucedido al módulo Schiaparelli, con el que no lograba contactar desde la operación de aterrizaje, gracias a las imágenes de la cámara CTX de baja resolución instalada a bordo del satélite MRO de la agencia estadunidense NASA que orbita en torno a Marte.

Comparada con una fotografía tomada en mayo, la imagen suministrada por esa sonda de Estados Unidos muestra dos elementos nuevos en la superficie: uno es brillante y la ESA lo asocia con el paracaídas de 12 metros de diámetro usado en la fase final de aterrizaje de Schiaparelli.

El otro es una mancha oscura que se localiza a unos metros, cerca de 1 kilómetro de distancia del paracaídas, lo cual se interpreta como la marca dejada por el impacto del módulo que iba a una velocidad muy superior a la prevista.

El anuncio, que sigue a tres días de incertidumbres y múltiples esfuerzos por restablecer la comunicación con el módulo espacial, supone un descalabro para las ambiciones de la aeronáutica europea y rusa.

Con el Schiaparelli se iban a realizar pruebas científicas en la superficie del planeta durante unos días, además de poner a prueba las nuevas tecnologías europeas de descenso y aterrizaje, concretamente el control de la orientación y velocidad en el contacto con la superficie. También se había detallado que era una prueba para los aterrizajes de misiones en las que se pretenden enviar a humanos.

Se trata del segundo intento europeo —tras el fracaso en 2003 del Beagle 2 británico— por posar un aparato en Marte, hazaña que hasta el día de hoy solo EU ha logrado con éxito.

Los estadunidenses dieron un paso decisivo hacia la conquista de Marte en 1976, cuando las dos sondas Viking 1 y Viking 2 lograron aterrizar con éxito en el planeta rojo. En 1996, el módulo norteamericano Mars Pathfinder fue el primero en depositar en suelo marciano un pequeño robot móvil de exploración, el Sojourner.

Explicaciones

No obstante, la ESA explicó que no se puede tachar de fracaso la misión, ya que el satélite marciano desde el que descendió el Schiaparelli, el llamado ExoMars Orbitador de Gases Traza (OGT), hace su misión en torno al planeta rojo.

Este satélite sigue capturando valiosa información sobre Marte y recibió también la información que el módulo le envió durante su descenso, datos que los científicos de la agencia europea están analizando.

“Una cantidad sustancial de datos de ingeniería extremadamente valiosos del Schiaparelli fueron enviados al OGT durante el descenso y están siendo analizados por ingenieros día y noche”, se añade en el comunicado.

Además, está previsto que el año que viene se altere la órbita de este satélite, acercándola al planeta rojo, para “estudiar la atmósfera de Marte en busca de posibles indicadores de vida debajo de la superficie”.

En concreto, los científicos quieren saber de dónde procede el metano de la atmósfera marciana, ya que este gas se asocia normalmente a la vida, a los procesos biológicos, aunque también surge en pequeña medida por la actividad volcánica o hidrotérmica.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.