• Regístrate
Estás leyendo: Decreto del Barrio Antiguo debe replantearse: arquitecto
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 00:47 Hoy

Decreto del Barrio Antiguo debe replantearse: arquitecto

El patrimonio de esa zona se ve afectado por el desarrollo de inmuebles y construcciones contemporáneas que se distancian del tema conservador, explicó el especialista Oscar Martínez.

Publicidad
Publicidad

La declaratoria de zona histórica al Barrio Antiguo debería ser revisada entre especialistas, autoridades e inversores, para que en conjunto se busquen alternativas con la finalidad de preservar el patrimonio arquitectónico que aún se conserva.

Esto en opinión del arquitecto Oscar Martínez Garza, miembro de la Academia Nacional de Arquitectura Capítulo Monterrey, quien resalta que las casonas y edificios antiguos "no son un estorbo" para nuevos proyectos inmobiliarios, por lo que pide revalorarlos.

Ante los últimos daños al patrimonio arquitectónico del Barrio Antiguo, el restaurador indicó que es necesario revisar el decreto estatal que declaró a esta zona como histórica para definir planes de conservación adecuados a la actualidad.

Incluso, fue más allá al proponer que debe existir una vigilancia sobre los monumentos de valor histórico y estético, ubicados en zonas como La Purísima y El Obispado, sectores que de igual forma han perdido elementos de su patrimonio arquitectónico en los últimos años.

"Si tenemos el interés por rescatar la zona, o lo que queda de la zona del Barrio Antiguo, se pueden generar proyectos que incorporen conceptos contemporáneos pero que no se distancien demasiado de la conservación", propuso Martínez Garza.

Revisión histórica

Entrevistado en su despacho, el arquitecto Oscar Martínez refiere que con la construcción de la Gran Plaza se originaron dos corrientes en la sociedad regiomontana: los que estaban a favor del progreso y quienes pidieron la conservación arquitectónica.

A partir de este ejercicio se consideró necesaria la preservación del sector histórico de la ciudad, en este caso el Barrio Antiguo o también conocido como Barrio de la Catedral.

"La arquitectura es un poco ver cómo somos, son las cicatrices, los éxitos, los fracasos; todo forma parte de una identidad de la ciudad", expuso el coordinador del libro Encuentro con el Barrio Antiguo de Monterrey.

En 1993 el Gobierno del Estado declaró, mediante decreto, que el Barrio Antiguo sería una zona histórica de preservación. Aunque se ha respetado la traza urbana y las fachadas, se ha perdido mucho al interior de los inmuebles la mayoría del Siglo XIX y XX.

"Este proyecto nunca ha sido estático, se ha movido para ir perdiendo su calidad e integridad arquitectónica", indicó el coordinador del proyecto de rescate en la Casa Eugenio Garza Sada.

A futuro

A la pérdida de interiores y demás elementos en las casonas del Barrio Antiguo, hay que sumarle la instalación de publicidad, antenas de telecomunicaciones y ahora una gasolinera que atenta contra su vocación inicial de preservación.

Pero no es la única zona. Oscar Martínez relata los recientes casos de demolición en el sector Obispado, donde mansiones y casonas de valor artístico han dado paso a torres inmobiliarias.

"Vale la pena una revisión de ése decreto (Barrio Antiguo) y extenderlo hacia el Obispado. Extender un decreto de respeto de arquitectura hacia el Obispado, porque siguen pasando cosas en esa zona", destacó.

Insiste en que es un momento importante para que todos los involucrados en el desarrollo urbanístico y arquitectónico analicen hacia dónde va ir Monterrey como ciudad.

"Una de las cosas aún no resueltas en Monterrey es definir hacia dónde queremos ir como ciudad", opinó.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.