Expertos declaran el patrimonio cultural en riesgo

El foro enfrentó diferentes posturas acerca de la gestión y políticas públicas en torno al tema.
Héctor Villavicencio, Eduardo Kingman, Tomás Orendain, Guadalupe Zepeda e Ignacio Gómez Arriola.
Héctor Villavicencio, Eduardo Kingman, Tomás Orendain, Guadalupe Zepeda e Ignacio Gómez Arriola. (Milenio)

Guadalajara

Ayer se celebró la primera jornada del Coloquio Internacional sobre Conjuntos Históricos Iberoamericanos en la Capilla Tolsá del Instituto Cultural Cabañas, con la finalidad de reunir a expertos y crear un diálogo en torno al patrimonio cultural.

Ignacio Gómez Arriola, investigador arquitecto perito del INAH dijo acerca de sus expectativas acerca del foro: “yo creo que es muy importante difundir entre la gente común los temas de patrimonio. Normalmente hay un sentimiento de que es un asunto muy especializado y que no tiene que ver con la comunidad. Creo que lo que este tipo de actividades está tratando de hacer es crear vinculación con el público en general, sin embargo siempre asisten quienes están más informados y eso pone en riesgo el patrimonio cultural. Se puede crear un diálogo aunque no todas las visiones coincidan”, dijo el experto y añadió en tono irónico que “podría haber dos alternativas: no hacer nada, que esto se fuera a la basura como de todos modos se va y la otra establecer una serie de normas, leyes y criterios para la conservación. Eso de alguna manera inhibe la inercia general de destrucción. Si no se hace esa labor, queda como tierra de nadie, si se establecen esas reglas, habrá quien las viole, pero sin duda es algo que se debe de hacer”.

A la primera jornada asistieron 40 personas, entre quienes se contaban académicos, estudiantes, vecinos pertenecientes a zonas que ellos creen han sido afectadas en su patrimonio por la realización de obras públicas. Durante las ponencias los expertos explicaron las diversas líneas de clasificación del patrimonio cultural que existen y por otra parte señalaron repetidamente que no están suficientemente protegidas por la ley y que las autoridades no tienen un interés real en su conservación.

Además de Gómez Arriola la lista de expositores la integraron Eduardo Kingman Garcés, Tomás Eduardo Orendain, María de Guadalupe Zepeda, Erik González, Ignacio Gómez Arriola, Luis Felipe Barajas, Adriana Ruíz Razura y Salvador de Alba, quienes abordaron temas como la protección del patrimonio cultural, la gestión y protección de los conjuntos históricos, y se trataron algunos temas concretos como transformación urbana de Zapopan, la afectación  del centro histórico por la ciudad digital.

Tomás Eduardo Orendain Verduzco, director de patrimonio cultural de la Secretaría de Cultura de Jalisco, señaló en su intervención que “lo que es muy destacable es la inclusión del patrimonio cultural inmaterial (PCI).

“Ninguna ley en México se había tomado la libertad de considerarlo y es importante porque es susceptible de perderse y quienes desarrollan la manifestación no lo saben. Por una parte falta inventariar el patrimonio inmaterial, de tres mil, hemos incluido quinientas manifestaciones. Pero para incluir una manifestación es necesario que sea validado por estudios serios y por personas que conozcan su historia”, explicó Orendain.

Añadió que se hace un inventario, que es el primer paso para saber qué es todo lo que hay, ya después se hace un catálogo, que en el que se clasifica y se da a conocer las manifestaciones de lo inventariado.

Eduardo Kingman Garcés, Historiador y Antropólogo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales de Quito, Ecuador, y quien fue el encargado de abrir el encuentro, piensa que este tipo de foros son importantes para crear debate sobre los temas que giran alrededor de los conjuntos históricos: “Todo encuentro que signifique discusión resulta importante, y sobre todo si incorporan una perspectiva crítica”. El experto, que ha observado de cerca  lo que sucede en algunas ciudades ecuatorianas y otros casos extranjeros respecto a la intervención patrimonial, tiene un punto de vista crítico hacia la conservación de los recintos y conjuntos históricos, pues considera que si bien organizaciones como la UNESCO crean políticas que unifican las estrategias respecto al patrimonio, con pautas siempre conservacionistas, éstas no involucran una discusión de las implicaciones que dichas acciones pueden generar en otros campos, como en la sociedad, “me preocupa mucho cómo muchas acciones de patrimonio producen desplazamiento de poblaciones, cambios del uso del suelo, privilegio del turismo, y otros problemas”, por lo que su propuesta es “democratizar la discusión sobre el patrimonio, incluir a todos los involucrados y generar negociaciones que no hagan del patrimonio cultural puramente una mercancía”. “Esto también necesita darse a conocer”, dice, y espera que foros así se amplíen.

Por su parte, Erick González Rizo, Licenciado en Historia, y estudiante de la maestría de Estudios Arqueológicos por el Colegio de Michoacán, considera que encuentros como este funcionan para el conocimiento entre pares, “lo triste es que muchas veces ahí queda, no trasciende a la población en general”, el ponente, quien en su intervención habló sobre la evolución de Zapopan a través del enfoque monumentalista con que se modificó, cree que este tipo de eventos deben estar complementados con estrategias de divulgación hacia otros públicos: “Lo que aquí se habló no tiene impacto directo en la sociedad, lo tendrá la medida en que los investigadores hagan difusión y seguimiento de la misma”. Considera que es labor de los investigadores, “bajarse de la nube académica” y divulgar a la sociedad la importancia de los patrimonios.

La segunda jornada del Coloquio Internacional sobre Conjuntos Históricos Iberoamericanos se tendrá hoy desde las 9:00 hasta las 15:00 horas en el Auditorio José Guadalupe Zuno en el Museo Regional de Guadalajara, ubicado en Liceo 60, en el Centro Histórico. La entrada es libre.

Con información de: Perla Gómez