• Regístrate
Estás leyendo: Dear Prudence
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 10:37 Hoy

Dear Prudence

Toscanadas


Publicidad
Publicidad

David Toscana

Estas líneas no tienen que ver con la canción de los Beatles, sino con la supuesta virtud de la prudencia, que más allá de su etimología o algún significado teológico, entendemos tal como la pinta la RAE: “Templanza, cautela, moderación”. O sea, que apenas representa una virtud para quienes poseen un corazón templado, cauteloso y moderado. Dígase de otro modo: mediocre, timorato y apocado.

La semana pasada, a través de la prensa polaca, se pudieron seguir en tiempo real las heroicas acciones de un grupo de montañistas que intentaban rescatar en “la montaña asesina” de Nanga Parbat a dos colegas asaltados por el cansancio y el congelamiento en una atmósfera de oxígeno ralo y temperaturas de cuarenta bajo cero. Al final, alcanzaron a la escaladora francesa ya en la frontera entre la vida y la muerte, y tuvieron que renunciar a ir más arriba, donde el polaco Tomasz Mackiewicz hubo de entregarle el alma a la montaña.

Los comentarios de los prudentes no se hicieron esperar. Podríamos resumirlos en: “No entiendo por qué alguien se juega la vida de ese modo”. Y llegaban a la mezquindad de: “¿Por qué mis impuestos se han de gastar en rescatar a un tipo que por gusto se metió en ese lío?”.

Pensé entonces en Montaigne, quien escribió: “La prudencia, tan delicada y circunspecta, es enemiga mortal de las acciones elevadas”.

Aristóteles le apuesta a un punto medio cuando habla de las virtudes y los defectos. Menciona que el valor es la virtud entre los extremos de temeridad y cobardía, si bien don Quijote agrega que en caso de salirse del centro, “menos mal será que el que es valiente toque y suba al punto de temerario, que no que baje y toque en el punto de cobarde”. Pero los montañistas no son aristotélicos, sino nietzscheanos. Aristóteles buscaba lo universal, creía hablarle a todos; Nietzsche escribió para pocos.

Y así habló Zaratustra: “Quien asciende a las montañas más altas se ríe de todas las tragedias, de las del teatro y de las de la vida”.

En el Sermón de la Montaña, Jesús proclama: “Bienaventurados los mansos”, mas eso lo dijo a gente de moral esclava que apenas trepó unos metros de la ladera de un monte. En la cumbre del Everest, hubiese tenido distinto público, y su discurso habría sido otro: “Bienaventurados los enérgicos, los insumisos, los osados”.

Por su parte, Zofia Kwiatowska concluye su ensayo sobre las pasiones nocturnas y diurnas diciendo: “Hoy, con la luz eléctrica, el ser humano se ha transformado en un manojo de emociones descoloridas, por eso la mayor virtud contemporánea es la prudencia”. Y por eso hay pocas cosas tan aburridas como un padre dando buenos consejos a su hijo, al estilo de Cat Stevens en su empalagosa “Father and Son”.

Que un hombre muera congelado en un pico de los Himalayas ha de entenderse y hasta celebrarse como esencia del espíritu humano, porque el hombre de verdad vino al mundo para escalar montañas reales y metafóricas.

Brindemos, pues, por la imprudencia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.