• Regístrate
Estás leyendo: De un lado a otro de la línea: entrevista a Diego Osorno
Comparte esta noticia

De un lado a otro de la línea: entrevista a Diego Osorno

El escritor y periodista habla de su novela ‘Un vaquero cruza la frontera en silencio’, que se presenta hoy en el Salón 4, a las 18:00 horas


Publicidad
Publicidad

El periodista y escritor Diego Enrique Osorno relata en su más reciente libro, Un vaquero cruza la frontera en silencio, una historia simple que a su vez encierra una particular complejidad: la vida de su tío Gerónimo, un hombre que ha vivido la traslación fronteriza de manera cotidiana y cuyo andar silencioso lleva dentro la voz de un gran personaje y la pulsión de una narrativa que deslumbra no por pirotécnica, sino por contenida.

TE RECOMENDAMOS: Julián Herbert juega con Tarantino en su nuevo libro

¿Cómo fue que una historia familiar se convirtió en pretexto para un relato?

Traía esa historia acumulada desde la adolescencia. Finalmente pasó que cuando estaba llevando a cabo la investigación para La guerra de los zetas, regresé a Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas, lugares donde nací y crecí y donde yo había dejado de investigar porque cuando comencé a reportear, en 2002, había recibido amenazas, de manera que era una realidad que evitaba. Había estado en Sinaloa, Michoacán, Oaxaca y otros lugares, pero no me metía a esa zona. El hecho es que cuando regresé a investigar busqué mis referentes y mi tío era el único personaje que me conectaba emocionalmente, pues me hacía recordar la infancia recorriendo las carreteras con él. En algún momento pensé que Un vaquero... sería parte de La guerra de los zetas, pero me di cuenta que no tenía nada que ver, era un registro más extraño, más personal que periodístico.

En el transcurso de tu historia escribes que prácticamente no existe narrativa relacionada con el narco y Tamaulipas. ¿Te parece que este relato se inscribe de manera casi solitaria en la literatura que de ese registro hay sobre la región?

Quizá en lo que digo al respecto esté exagerando, pero me pareció pertinente lanzar la provocación. Ahí está Eduardo Antonio Parra, que en su primera etapa escribe algunos cuentos ambientados en Nuevo Laredo, o la obra de Joaquín Hurtado, un autor quizá menos conocido a nivel nacional, ubicado en Monterrey, o lo hecho por Martín Solares. Pero efectivamente, es muy grande la diferencia que existe en cuanto a producción narrativa entre Tijuana, Ciudad Juárez y Nuevo Laredo.


Un relato de infancia en la frontera al lado del tío Gerónimo (Especial)

En tanto espíritu fronterizo, ¿cómo encaja este libro en el contexto Trump?

El libro, en cierta forma, contradice lo que escribí en Contra Estados Unidos, que se compone de crónicas de víctimas de la violencia en México que hacen un viaje de costa a costa de Estados Unidos y es un libro muy crítico respecto al papel que juega ese país en nuestra realidad. Un vaquero... es todo lo contrario: salió como una especie de reconocimiento a la integración que existe entre México y Estados Unidos. Mi personaje, mi tío Gerónimo, no tiene una discusión interna con respecto a si es mexicano o estadunidense y así creo que se viene dando con muchas otras personas que de los años noventa para acá han ejercido esta realidad integrada: son mexicano-americanos. Trump es un efecto que trata de contrarrestar esa integración y que está representada en la historia de Gerónimo.

TE RECOMENDAMOS: El bautizo de la noche. Pedro F. Miret

¿Piensas que este libro es un retrato, quizá hasta una defensa, de ese tipo de vida simple que ha desarrollado gente como tu tío entre las dos fronteras antes de que llegara Trump?

Creo que Trump nos rompe la cabeza. La llegada de un hombre como él al poder debiera replantearnos la idea de democracia que tenemos. Trump nos da pie para una discusión muy elevada sobre la democracia, pero por otro lado están las historias cotidianas de la gente común como Gerónimo, que transitan entre dos naciones integradas. Creo que eso es interesante: la integración entre México y Estados Unidos es inevitable. Ni Trump ni nadie podrá pararla.

¿Cuánto tiempo trajiste esta historia contigo y cómo la asumes ahora que la has publicado?

Tomé conciencia de la historia en 2010. Este libro es especial en el sentido de que es el único que no me ha provocado sufrimiento mientras lo escribía. El resto de las cosas que he escrito han estado rodeadas siempre de tensión, angustia y dolor. Recién publicado estaba en una librería en la Ciudad de México y me dijeron que aún no tenían un acuerdo sobre el lugar en el que debían ponerlo, pues no sabían si era periodismo, ficción, divulgación, manual contra la discriminación.

TE RECOMENDAMOS: La tarea de releerse: entrevista a Rafael Pérez Gay

Un vaquero cruza la frontera en silencio se presenta en el Salón 4, a las 18:00 horas. El autor estará en compañía de Fernanda Melchor.

AG

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.