• Regístrate
Estás leyendo: De paseo entre la historia del génesis y el juicio final
Comparte esta noticia

De paseo entre la historia del génesis y el juicio final

Cuando la narrativa alcanza el apocalipsis las luces se encienden y los niños corren, detrás de ellos sus padres para que no toquen los lienzos de la

Entre indicaciones de los guía, los visitantes de la Capilla Sixtina afrontan el asombro de ver una de las obras más representativas del catolicismo.
Publicidad
Publicidad

–Buenos días, bienvenidos. No fotografías, no videos, no sentarse en las bancas y no tocar los lienzos. Adelante, sigan avanzando por favor.

El sonido de las indicaciones de los guías a través de sus altavoces se confundía con la música de fondo y el eco de la propia voz de los visitantes.

–Ocupen los espacios laterales, sigan avanzando, por favor, –reiteraron los hombres y mujeres de camisetas negras en el interior de la réplica de la Capilla Sixtina Itinerante que permanecerá en Torreón durante dos meses.

El espectáculo dispone de un juego de luces y la voz anónima de un narrador que refiere que una imponente estructura pintada recubre la superficie de la bóveda.

De esta manera encuadrando dentro de ventanas ilusoriamente abiertas al cielo, nueve historias del génesis que ilustran los orígenes del universo y del hombre y de su caída, que concluyen con episodios que aluden a la reconciliación con Dios y la promesa de redención.

[OBJECT]Dentro de una semioscuridad la historia se desenvuelve, dirigiendo la mirada del espectador a través de luces que se posicionan sobre los pasajes o personajes incluidos.

Y entre murmullos de sorpresa, los niños se pegan a los brazos de sus padres o con actitud cómplice, levantan las miradas hacia la bóveda para apreciar las réplicas que se elaboraron en base a la obra que Buonarroti imprimó.

Aunque la grabación establece que a partir de la pared del altar, en forma de recuadros, se presenta en secuencia la historia en torno a la creación junto al pecado original, tres episodios de la vida de Noé y el sacrificio, el diluvio universal y la embriaguez, lo cierto es que pocos espectadores reparan en este hecho.

–Es mucho para ver en tan poco tiempo, –repara una mujer.

A la luz del pensamiento teológico renacentista, se detalla al visitante, la bóveda de la Sixtina puede ser interpretada como una extensión de la obra de Dios que plasmando al hombre a su imagen y semejanza, lo coloca en el centro de la creación.

Otorgándole a través del misterio de la encarnación una dignidad superior y más cercana a la divina. Lo curioso es que Miguel Ángel colocó a la Creación de Eva como el centro de la obra.

La narrativa alcanza el Juicio Final y las luces se encienden. Los niños corren y detrás de ellos sus padres para que no toquen los lienzos.

En la luz los ojos se pasean por los personajes impresos en la bóveda aunque no se alcance a comprender lo que se mira en esos frescos renacentistas, sin duda alguna, vanguardistas.

Las voces humanas se recobran y preguntan si es una réplica idéntica, a escala.

La obra de Miguel Ángel continúa imponiéndose sobre la de sus contemporáneos, anónimos en los frescos que decoran los primeros metros sobre el suelo de la capilla.

rcm

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.