La historia de la humanidad está en el cerebro: Eagleman

Llegó a México el libro ‘El cerebro’, del neurocientífico David Eagleman, que explora “la extraña materia computacional que hay dentro del cráneo humano”
Sorprenden propuestas del neuricentífico
Sorprenden propuestas del neuricentífico (Especial)

Ciudad de México

Llegó a las librerías mexicanas la versión en español de El cerebro, obra del reconocido neurocientífico David Eagleman (Nuevo México, 1971), profesor del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Stanford.

Después de desentrañar “las vidas secretas del cerebro” en su libro anterior, Incógnito, David Eagleman vuelve a sorprender con esta exploración de esa extraña materia computacional que hay dentro del cráneo y que constituye la maquinaria perceptiva mediante la cual nos movemos por el mundo y de la que surgen las decisiones.

TE RECOMENDAMOS: Las neurociencias

En esta volumen, publicado por editorial Anagrama, el autor sostiene que del cerebro surge también el material del que se forja la imaginación, por lo que comprenderlo mejor supone arrojar nueva luz sobre lo que se considera más real en las relaciones personales y necesario en la política social: cómo luchamos, amamos y qué aceptamos como cierto.

El volumen busca salvar el abismo entre el conocimiento científico y la existencia humana concreta que llevamos

El volumen indaga cómo deberíamos educar, elaborar una mejor política social y diseñar nuestros cuerpos para los siglos venideros. Con una prosa brillante, provocativa, ingeniosa e ilustrativa, el libro deja ver que en los circuitos microscópicos del cerebro se graba la historia y el futuro de nuestra especie.

Eagleman lleva al lector a repensar cuestiones filosóficas cláicas, como quiénes somos, qué es la realidad, quién controla nuestras decisiones cotidianas y hasta qué punto necesitamos a los otros, pero todo desde el punto de vista de la neurociencia, para mostrar cómo la ciencia puede ayudarnos a superar las limitaciones de nuestro propio cuerpo y a replantearnos todos nuestros “supuestos”.

El volumen, como toda la obra de Eaglmen, busca salvar el abismo entre la literatura académica y la vida humana, acercando al conocimiento científico a la existencia concreta que llevamos como poseedores de un cerebro. Entre la maraña densa de miles de millones de células cerebrales y sus miles de billones de conexiones, el libro propone que podemos vislumbrar y descubrir algo que a lo mejor no esperábamos encontrar, es decir, a nosotros mismos, apuntan los editores.

TE RECOMENDAMOS: Un músico toca la guitarra mientras le operan el cerebro

“Somos una especie que apenas está comenzando a descubrir las herramientas para modelar su propio destino”, señala el libro Eagleman, miembro del Consejo del Foro Económico Mundial, cuyo libro anterior Incógnito. Las vidas secretas del cerebro, se tradujo a 28 idiomas y fue elegido Mejor Libro de 2011 por Amazon, el Boston Globe y el Houston Chronicle.

AG