Danza contra el bullying

En la academia Prime Dance Studio se fomenta la superación personal, responsabilidad, armonía y convivencia familiar, a través de esta disciplina inculcada en niñas y niños desde temprana edad.
Danza contra el bullying
"Trabajamos con el bullying, tenemos una coreografía que habla sobre este tema para ayudarlas a que respeten a sus compañeros". (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

La danza es una disciplina que es inculcada a niños y niñas desde temprana edad, de acuerdo a Sandra Ostiguin González, encargada de la academia Prime Dance Studio, a través de esta disciplina, se pueden atender distintos aspectos en la vida de los pequeños.

"Hemos tenido casos donde niñas han sido víctimas de bullying, pero retoman la confianza en sí mismas al practicar esta disciplina, debido al alto grado de convivencia y estima que se fomenta dentro de los grupos".

Se busca que por medio de la danza contemporánea, suelten su cuerpo, psicomotrocidad y que dejen de lado los videojuegos y el internet, aseguró.

Se inculca la superación personal más que la competencia para no motivar sentimientos negativos.

Son niñas de cinco años en adelante, con quienes trabajan clases mixtas como baile contemporáneo, ballet, release y técnicas mixtas de otras regiones.

Dijo que lo primero que se hace, es inculcar una disciplina personal y luego corporal, para posteriormente asumir una responsabilidad de ver sus objetivos.

"Por ejemplo, primero deben terminar su tarea escolar, para luego pasar a la práctica de la danza, llegando luego a la casa, ya cansadas como para prender la computadora; llegan sólo a descansar, en lugar de jugar videojuegos que en muchos casos promueven la violencia" aseguró.

"Trabajamos con el bullying, tenemos una coreografía que habla sobre este tema para ayudarlas a que respeten a sus compañeros y sus cuerpos", señaló.

Al interior de la academia, se promueven valores personales hacia los padres, permitiéndoles tener una convivencia familiar durante sus prácticas.

Sandra Ostiguin comentó que para no generar sentimientos de violencia, se ha eliminado el concepto de "competencia", para no incentivar las rivalidades entre los miembros de los grupos.

"Se les inculca la superación personal más que la competencia para no motivar sentimientos que no sean positivos entre las pequeñas", finalizó.