Oficina de Culturas Populares “sobrevive” sin presupuesto

Gerardo Iván García Colmenero explica que el último subsidio que llegó, proveniente de la Secretaría de Cultura Federal, fue en 2015 por un monto de 700 mil pesos.
La Oficina de Culturas Populares de Durango en Gómez Palacio “sobrevive” sin presupuesto.
La Oficina de Culturas Populares de Durango en Gómez Palacio “sobrevive” sin presupuesto. (Lilia Ovalle)

Gómez Palacio, Durango

Sin servicio de telefonía e internet, sin agua en los garrafones para los colaboradores, e incluso sin papel para imprimir documentos o para surtir los sanitarios, la Oficina Regional de Culturas Populares de Durango sobrevive ante la indiferencia que muestra su oficina central en la Ciudad de México.

"El último que llegó fue en el 2015. Fueron 700 mil pesos para elaborar proyectos de intervención institucional (culturales) y el pago de servicios básicos como agua, luz, papelería, gasolina".

Fue en el año 2015 cuando recibieron la partida presupuestal del año anterior, por lo cual debieron pagar facturas atrasadas y asumir un plan de austeridad, que les permitió incluso maniobrar el año anterior, porque durante el ejercicio 2016 y el presente año, no han recibido recursos para poder afrontar sus compromisos.

Esto los orilló a dejar la oficina que mantenían en el municipio de Lerdo y solicitar al Instituto de Cultura del Estado de Durango (ICED), les permitiera ocupar un espacio dentro de la Casa de la Cultura en la ciudad de Gómez Palacio, donde ahora laboran a contracorriente.

Cuestionado sobre esta situación, Gerardo Iván García Colmenero, explicó que cada año llega a la oficina un subsidio proveniente de la Secretaría de Cultura Federal a través de la Dirección de Culturas Populares a cada unidad regional en el país. En total suman 12 oficinas a escala nacional.

"Llega a través del Instituto de Cultura del Estado de Durango y previo a un Programa Operativo Anual (POA) se autoriza el ejercicio del presupuesto".

"El último que llegó fue en el 2015. Fueron 700 mil pesos para elaborar proyectos de intervención institucional (culturales) y el pago de servicios básicos como agua, luz, papelería, gasolina".

El funcionario estableció que durante el año anterior y el 2017 no se ha recibido el subsidio, motivo por el cual desde hace dos meses atrás y ante la imposibilidad de pagar la facturación por concepto de renta, debieron buscar apoyo para mantener el funcionamiento de la oficina.

"Tomamos la precaución sobre el recurso de 2015 de guardar una parte para lo que se viniera en 2016 y eso lo estiramos para pagar lo básico, lo mínimo viable para el funcionamiento de la Unidad pero ya se terminó y fue por eso que nos mudamos de Lerdo a Gómez Palacio y gracias al apoyo del ICED, fue que estamos ahora en funcionamiento", precisó.

García Colmenero detalló que el cambio de domicilio se hizo en marzo y para que siga trabajando, los colaboradores aportan de sus domicilios insumos básicos como papel higiénico, detergente y otros necesarios para la limpieza.

"A nosotros no nos pagan celulares sino teléfono de oficina, pero tenemos más de dos meses sin servicio de llamadas ni internet, lo que se suma a otras cuestiones de uso diario".

"En el 2014 tampoco recibimos recurso, cuando tuvimos el de 2015 se pagaron deudas del año anterior, ejercer una parte en el 2015 y guardar para el 2016".

El director de la Oficina Regional de Culturas Populares detalló que el Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (Pacmyc) cuenta con presupuesto propio que se aplica a viáticos y gasolina para la capacitación de los interesados, así como para papelería y toner.

"Esto sí afecta directamente la operación de los programas y proyectos que manejamos, hay una logística y organización para sacarlos adelante que requieren de teléfono, del internet, de contar con papel para imprimir y de que se les dé los servicios de mantenimiento del equipo".

Dichos programas y proyectos se mantienen operando, pero en el caso de la tercera edición de la Feria de las Culturas del Nazas se vislumbra que no se le podrá dar seguimiento. Lo mismo con el trabajo que se mantiene con los Cardencheros de Sapioriz y la relación con los artesanos.

JFR