CRÓNICA | POR EUGENIA GÓMEZ

Siempre hay críticas, está el típico: te vas a morir de hambre

La banda rock Vanished está formado por chicos UAT que siguen su pasión por la música y vivir de ella.

El grupo de jóvenes en escena.
El grupo de jóvenes en escena. (Milenio Digital)

Tampico

El deseo por dedicarse profesionalmente a la música no surge de forma impulsiva, se va dando poco a poco; se pasa de madrugadas enteras disfrutando y descifrando las canciones a comprar un instrumento e involucrarse en este mundo, es así como uno sabe lo que quiere y toma la decisión, que en mi caso fue estudiar la licenciatura en educación artística, menciona Rodrigo Ramírez, guitarrista de la agrupación de hard rock bautizada como Vanished, conformada por Verónica Carreto, cantante y Alex Maldonado, guitarra y voces; quienes son alumnos de la Facultad de Música y Artes de la UAT, además de Carlos Maldonado, bajista y Luis Chávez, encargado de la batería.

Los tres estudiantes dicen que una de las cosas que han aprendido en la universidad es el profesionalismo durante las presentaciones, "los tutores te enseñan a portarte como músico, ya que debes tener profesionalismo a la hora de tocar, detalles como cuerdas nuevas, instrumentos afinados, cables en buen estado, todo presentable, equilibrar las frecuencias de sonido en amplificadores y tener un punto intermedio de volumen en los instrumentos para que suenen agradables para el público, las oportunidades son el vasto conocimiento que puedes tener en diferentes ocasiones al trabajar en ambientes variados".

Los integrantes de la banda nacida en enero del 2015 expresan que siempre hay críticas, "está el típico "te vas a morir de hambre" o "estudia algo más que música", por suerte contamos con el apoyo de nuestra familia, a veces encontramos más comentarios negativos de los que desconocen el tema"; agregaron que, al tratarse de un medio que cambia constantemente, hay que estarse actualizando, "nosotros tenemos que hacer méritos para que la gente vea nuestra profesión de la misma forma que nosotros", por lo que exponen que además de estudiar "Rodrigo se incluye en el grupo de Danzón, el de Estudiantina de la UAT y tomó un curso de producción musical; Verónica trabaja en la Opera Ambulante y a Luis, aunque pertenece a la Facultad de Medicina, por su habilidad con los instrumentos le piden apoyo en algunas preparatorias para ensamblar temas".

Rodrigo comenta que la música es como aprender un idioma, y mientras a algunos se les hace fácil, a otros se les complica, "la verdad es que tiene de todo un poco, implica recordar los nombres de las notas, dividir en fracciones el tiempo, es algo muy padre después de comprender la parte teórica".

Para él, lo más importante es compartir los conocimientos adquiridos para que más personas puedan desenvolverse a través de esta forma de expresión artística. "No es tocar por tocar, es comprender lo que transmites, la música no se puede explicar con palabras".

Luis Chávez y el guitarrista, son los fundadores de Vanished, detallan que ya tienen 5 temas inéditos algunos en español otros en inglés que hablan sobre sus vivencias, el amor, el desamor, así como la visión joven que tienen de la vida, "lo especial es que mediante la música, todos podemos comunicar un poco de nosotros".