Expertos restauran piezas mayas milenarias

La colección restaurada incluye 130 piezas elaboradas entre 350 y 850 d.C pertenecientes al Museo de Sitio “Alberto Ruz Lhuillier” de la Zona Arqueológica de Palenque.
Luego de permanecer ocultos por varios siglos, este tipo de objetos comenzaron a emerger de los basamentos a partir de excavaciones emprendidas por arqueólogos a mediados de los años 50.
Luego de permanecer ocultos por varios siglos, este tipo de objetos comenzaron a emerger de los basamentos a partir de excavaciones emprendidas por arqueólogos a mediados de los años 50. (Cortesía INAH)

Ciudad de México

Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia restauraron 130 incensarios efigie de la cultura maya, elaborados entre 350 y 850 d.C. Su preservación forma parte de un proyecto encabezado por la arqueóloga Martha Cuevas y la restauradora Luz de Lourdes Herbert.


Las piezas de la colección de portaincensarios —la más numerosa entre los sitios mayas— 

 “No cualquier restaurador puede llegar e intentar armar uno".

eran consideradas sagradas en tiempos prehispánicos. Su restauración inició en 2010 como parte de un proyecto destinado a la catalogación y mantenimiento de las colecciones arqueológicas de los museos del INAH en Chiapas, entre ellos el Museo de Sitio “Alberto Ruz Lhuillier” de la Zona Arqueológica de Palenque. 

A siete años de distancia, los 117 incensarios de cerámica y otros 13 de piedra que constituyen el corpus de incensarios efigie palencanos han recibido tratamientos de conservación, informó la restauradora Gabriela Mazón Figueroa, coordinadora en campo de estas labores de conservación.


[La arqueóloga Martha Cuevas y la restauradora Gabriela Mazón]

Con 25 años de experiencia en la restauración de este tipo de objetos, Gabriela Mazón Figueroa asegura que su diseño complejo implica que “no cualquier restaurador puede llegar e intentar armar uno".

Luego de permanecer ocultos por varios siglos, este tipo de objetos comenzaron a emerger de los basamentos de los templos de La Cruz, de la Cruz Foliada y del Sol, así como de los templos XIV y XV de Palenque, a partir de excavaciones emprendidas por distintos arqueólogos a mediados de los años 50 y finales de los 90 del siglo XX.

 
Cada tepalcate —o fragmento mayor— y cada portaincensario fue embalado, en ocasiones incluso con la tierra de excavación, de manera que permiten a la restauradora Gabriela Mazón y a otros de sus colegas, realizar su tarea en el Almacén de Bienes Culturales del Museo de Sitio de Palenque.

La catalogación rigurosa de la serie de incensarios efigie, más otros acervos de Palenque, ha permitido replicar la experiencia del proyecto de digitalización de las colecciones del MNA, con la creación de un banco de imágenes digitales en alta resolución.



[Vista lateral de portaincensario con representación del dios GI]


ASS