Proponen redescubrir la cultura islámica con el arte

A partir del 25 de junio, la exposición "Lo terrenal y lo divino: arte islámico de los siglos VII al XIX" mostrará 191 piezas en El Antiguo Colegio de San Ildefonso.
Arte islámico
Arte islámico (Especial)

Ciudad de México

Desde el próximo 25 de junio podrá ser visitada la exposición Lo terrenal y lo divino: arte islámico de los siglos VII al XIX en el Antiguo Colegio de San Idelfonso, la cual presentará una selección de 191 obras que incluyen manuscritos, textiles, cerámica y cristales, en las que se hace énfasis en la unión de lo utilitario y lo estético.

En entrevista con MILENIO, la curadora de la exposición, Linda Komaroff, expresó que la muestra es una selección de la colección permanente del Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, con obras provenientes de Marruecos, Siria, Irán, Egipto y España, entre otros países. El objetivo es redescubrir la cultura islámica, así como dar a conocer el contexto que fomentó la creación de un arte capaz de generar un vínculo entre lo terrenal y lo divino.

"A la mayoría de la gente, cuando piensa en el arte islámico, le viene a la mente la cuestión religiosa, pero en realidad la gran mayoría proviene del mundo secular y civil. Son objetos decorativos o utensilios, y esta exhibición busca enfatizar el lado terrenal de este arte que, inclusive en su calidad mundana, posee cualidades divinas".

La curadora explicó que aunque el islam inició en el año 622 al salir el profeta Mahoma de La Meca, es difícil determinar exactamente cuando se originó, puesto que existe poca información sobre la cultura árabe al iniciar las conquistas islámicas.

"El arte islámico parte de las formas artísticas románicas; por ejemplo, Siria y Egipto fueron parte del imperio romano y del islámico, al igual que Irán y Persia. A partir de esas mezclas nace un nuevo tipo de arte, que, con el paso del tiempo, tomó nuevas influencias: del siglo VIII al XV hay elementos chinos, y europeos en el XIX. Pero también ejerció influencias sobre este: el arabesco también se encuentra en el arte italiano y los textiles también lo copiaban".

Detalló que una de las características más obvias de este arte es la incorporación de la caligrafía árabe en los objetos, ya que en ocasiones era la única decoración. Esta importancia de la escritura se debe a que es la base del Corán: "Con ella están escritas sus revelaciones divinas y la palabra de Dios, y entonces la escritura empezó a ser una forma de arte para que pudiera ser digna del Corán".

Aseguró que actualmente sigue siendo una forma de arte muy activa dentro de la comunidad islámica, la cual continúa con la tradición de enfatizar la caligrafía. A pesar de que sigue siendo secular, "continúa poseyendo una gran influencia divina, pues la religión es una parte importante dentro de su vida y cultura, por lo que no lo pueden separar de lo cotidiano".

"Actualmente, cuando alguien escucha el término 'islam', lo relaciona automáticamente con el terrorismo. Pero no creo que eso sea algo que mantenga a la gente distante de la exposición, sino que incluso pienso que el que se haga notar ello hará que se vuelva más atractivo para el espectador, y solo asistiendo podrá ver este lado nuevo de esta maravillosa cultura", concluyó.

Lo terrenal y lo divino: arte islámico de los siglos VII al XIX podrá ser visitada desde el próximo 25 de junio hasta el 4 de octubre en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, Justo Sierra 16, Centro Histórico.