Cultura en Guanajuato, atracción de reyes

Isabel II y el príncipe Felipe, así como los monarcas Juan Carlos y Sofía, han visitado el estado para disfrutar funciones del Festival Cervantino.
Los reyes españoles se cubrieron con jorongos para protegerse del frío en 1978.
Los reyes españoles se cubrieron con jorongos para protegerse del frío en 1978. (Especial)

México

En toda la historia del Festival Internacional Cervantino (FIC), uno de los cinco encuentros culturales más importantes de Iberoamérica, nunca un miembro de la realeza ha estado en la llamada Fiesta del Espíritu. Esto significa que la presencia del Príncipe y la Princesa Akishino de Japón durante la inauguración del Cervantino, establece un precedente histórico.

Los representantes de la Casa Imperial no solo acudieron al acto oficial en el Teatro Juárez, sino que el Príncipe Akishino ofreció un discurso para destacar los 400 años de relaciones entre Japón y México. Los dos miembros de la casa real nipona estuvieron un par de noches en la cuna de la Independencia de México y encabezarán la ceremonia del té.

Si bien algunos soberanos de la realeza europea han estado en Guanajuato, no lo hicieron en el marco del Cervantino. La reina Isabel II de Inglaterra estuvo en la ciudad minera en febrero de 1975, y hasta acudió al Teatro Juárez; los entonces reyes de España, Juan Carlos y Sofía, presenciaron una función de los Entremeses cervantinos el 20 de noviembre de 1978.

La soberana inglesa

Eugenio Trueba Olivares narra en el libro Festival Internacional Cervantino, 40 miradas de un mismo escenario, cómo fue la visita de la reina Isabel II de Inglaterra a Guanajuato.

"'¿Cómo está usted? ¿Qué le parece la ciudad? ¿Está contenta?', fue lo que alcancé a decirle a Isabel II, soberana del Reino Unido, durante su visita a Guanajuato, ya que, de acuerdo con el protocolo, con ella no se platica largamente".

Más adelante el abogado recuerda que tuvo la fortuna de recibir a la soberana británica en la Universidad de Guanajuato cuando era rector. Recuerda que la reina Isabel II y su esposo, el príncipe Felipe, fueron muy cordiales y muy amables durante su estancia en Guanajuato, y aunque México no es un país monárquico sino una república, su investidura fue respetada por razones diplomáticas.

"En su estancia la Reina no entró en la universidad, solo estuvo en las escalinatas. La recibí y saludé, ella estaba muy contenta y le parecía muy interesante nuestra ciudad minera. Venía del Teatro Juárez, donde se presentó un diálogo del Retablo de las maravillas, una ilustración muy breve sobre esta tradición de Guanajuato, inspirada en la obra de Miguel de Cervantes Saavedra".

En la entrevista realizada para este volumen conmemorativo por los 40 años de la llamada Fiesta del Espíritu, Trueba Olivares —quien ha sido rector de la Universidad de Guanajuato en dos periodos, miembro del Consejo del FIC y, como jurista, presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Guanajuato y asesor jurídico del Congreso de la Unión— indicó que la presencia de Isabel II no marcó a los guanajuatenses. En su opinión, dejó más huella la visita del papa Benedicto XVI, cuya recepción fue muy notable y distinta a la que tuvo la soberana inglesa.

Monarcas de España

En el capítulo "La visión de los protagonistas" del libro Festival Internacional Cervantino, 40 miradas de un mismo escenario, Isauro Rionda, cronista de la ciudad de Guanajuato, relata con lujo de detalle cómo se desarrolló la visita a Guanajuato de los entonces reyes deEspaña, Sofía y Juan Carlos de Borbón, en noviembre de 1978.

"Me tocó recibirlos en la explanada del monumento a 'El Pípila', desde donde les mostré toda la ciudad, porque yo era asesor del entonces gobernador Ulises Ducoing. No recuerdo cómo llegaron, pero no lo hicieron en tren. Lo que sí me consta es que el rey Juan Carlos venía muy preparado. Cuando les iba narrando los pasajes más representativos de la historia de la ciudad de Guanajuato, él me preguntó: '¿Aquel edificio que se ve al fondo, qué es?'. Le contesté: 'La Alhóndiga de Granaditas'. A lo que exclamó: '¡Ah!, donde tuvimos un encuentro...', y fue entonces que empezamos a dialogar sobre ese suceso".

Una de las anécdotas que protagonizó el Rey de España fue en la Hacienda de San Gabriel de Barrera, donde se le ocurrió saludar de mano a la concurrencia: eran como 500 comensales que compartirían la cena con él.

Poseedor de una memoria prodigiosa, Rionda aseguraba que la realeza española vino a Guanajuato por una invitación extendida por el entonces gobernador del estado.

"Durante su estancia presenciaron una función especial de los Entremeses cervantinos, esas pequeñas obras de Miguel de Cervantes Saavedra. Ese día era un 20 de noviembre, estaba haciendo un frío que ¡ah jijo de la fregada!, por lo que me dirigí a la Plaza de San Fernando, donde una señora amiga mía vendía jorongos. Le pedí que me prestara unos cinco, prometí regresarlos. Yo me puse uno y al dárselos a los reyes, optaron por colocárselos en las piernas como si fueran unas cobijas, de esa forma pudieron enfrentarse al frío y presenciar el espectáculo precursor del Festival Internacional Cervantino, pasando así a engrosar la lista de grandes espectadores que han apreciado dicho montaje".

Pese a estos antecedentes de visitas con aspectos culturales de miembros de dos familias reales europeas, en esta 42 edición del FIC se hizo historia con la participación directa de los dos representantes de la Casa Imperial japonesa.

Relevante encuentro

-El Festival Internacional Cervantino, que tiene como origen los Entremeses cervantinos (1953) de Enrique Ruelas, nace en 1972.

-En la actualidad, el Cervantino es uno de los cinco festivales más importantes del mundo.

-Se distingue por ser uno de los pocos encuentros culturales multidisciplinarios al conjuntar diversas disciplinas como la danza, teatro, música, literatura y artes visuales.