• Regístrate
Estás leyendo: Cultura, primera opción contra la inseguridad
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 12:20 Hoy

Cultura, primera opción contra la inseguridad

Las autoridades municipales realizan programas para atender a migrantes y la población local para hacer frente a problemas de pobreza y violencia.
Publicidad
Publicidad

Cientos de personas llegan todos los días a Tijuana con la intención de cruzar hacia Estados Unidos. Pero muchos se quedan; así les pasó a muchos haitianos que hace un par de años arribaron a la frontera y no lograron pasar. Ahora han formado una asociación de más de dos mil de ellos que ya se ven en diferentes zonas de la ciudad. Eso también está sucediendo con los centroamericanos.

Lo anterior ha generado un crecimiento de la ciudad, sobre todo hacia la zona este, adonde no siempre llegan los servicios básicos y en la que se debe enfrentar la violencia desde hace muchos años.

Eso ha llevado a las autoridades a desarrollar esquemas de atención; uno de ellos integra diversos programas que buscan acercar el arte y la cultura a comunidades alejadas del centro de la ciudad.

Isabel Juárez Romero, coordinadora de Culturas Populares del Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMAC) de Tijuana, dice que una de las tareas primordiales es llevar actividades a las nueve delegaciones de esta urbe, sobre todo porque los espacios dedicados a ellas están en el centro de la ciudad y “mucha gente, por su misma situación económica, no puede asistir a los recintos. Traemos actividades en todas las disciplinas con la idea de sensibilizar a muchos niños y jóvenes que pueden sentirse atraídos y, en un futuro, podrían profesionalizarse en alguna de estas manifestaciones.

“Uno de los programas es Cine en tu colonia, con el que llegamos con una pantalla y proyectamos películas que infundan valores en la sociedad, en un acercamiento que buscar romper el hielo, conocer a la comunidad, identificar a los comités de vecinos y trabajar con ellos. Además, con la Secretaría de Seguridad Pública Municipal realizamos el programa Cultura Segura, con el que llevamos actividades a las 84 casetas de policía que están distribuidas en toda la ciudad”.

La importancia de los esfuerzos, dice Juárez Romero, comienza desde que muchos niños no conocían ni el nombre de los instrumentos ni sabían de su capacidad para escribir o dibujar, y la empezaron a desarrollar en estos espacios, lo que ya es parte de su vida. Añade: “Nos hemos dado cuenta de que cuando un niño tiene algún problema, lo desahoga en la escritura, en la danza o en la música. Cambian de manera inconsciente”.

“En mi experiencia como promotora cultural, veo un cambio en sus vidas. Como coordinadora de la Casa de Cultura El Pípila, en el este de la ciudad, me encontré con una zona de alta inseguridad. Cuando empezamos a dar forma al recinto, en lugar de echarles a la policía, organizamos programas, llevamos más niños de las escuelas de alrededor a que la conocieran y eso hizo que la delincuencia se fuera retirando”, explica.

Prevención

En Tijuana hay cuatro casas de la cultura operadas por el IMAC; la más antigua lleva el nombre de la ciudad y el año pasado celebró sus 40 años. Las de Playas de Tijuana, El Pípila y San Antonio de los Buenos cumplen con una de las tareas fundamentales al llegar a diversas comunidades.

“Durante el año se llevan a cabo actividades en escuelas de todos los niveles, públicas y privadas, pero también en centros comunitarios y en zonas marginadas, con gente que se encuentra en desventaja. Lo que desarrollamos en el marco de la Feria del Libro de Tijuana es darle más visibilidad a los programas al llevar a escritores a esos sitios y lograr que esa gente se entere de lo que sucede en una feria”, explica Haydé Zavala, directora del IMAC.

La intención es acercar a esas personas las actividades culturales, porque es muy probable que muchas no hayan tenido la oportunidad de disfrutar de alguna manifestación artística. Esto ha tenido una buena recepción, al grado de que en muchas ocasiones hay segunda parte en los esfuerzos, y hasta se han convertido en detonador de otras redes sociales de promoción.

“Las actividades tienen un propósito preventivo: buscan fomentar una cultura de paz, pero con el convencimiento de que serán efectivas en la medida en que haya continuidad y una articulación institucional adecuada para lograr mejores resultados; por ejemplo, hay una vertiente con la Secretaría de Seguridad Pública Municipal con grupos de policía integrados por jóvenes que cumplen con una rutina disciplinaria semanalmente. Existen 19 en la ciudad y tenemos la idea de comenzar en un par de ellos con salas de lectura”, enfatizó Zavala.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.