• Regístrate
Estás leyendo: [Cuento] Juegos de rol
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 22:32 Hoy

[Cuento] Juegos de rol

Arturo Vallejo es autor de la novela No tengo tiempo. Trabaja en el Museo Interactivo de Economía.

Publicidad
Publicidad

Arturo Vallejo

Faltan ocho estaciones, piensa Mau. Lalo está junto a él, Lupe y Vladimiro quedaron al otro lado del vagón. Yo siempre soy el vampiro, dice Lalo, Lupe es una bruja y Vladi es un demonio. Qué chistoso, contesta Mau, lo lógico es que Vladi fuera el vampiro. No, responde Lalo con cara de pocos amigos, el vampiro soy yo.

Pues yo vengo preparado, contesta y saca una cajita de plástico de su chamarra. Observa que Lupe saca un libro y se pone a discutir algo con Vladi. No hace caso y sigue pensando en la trama, los obstáculos y los monstruos que tiene preparados. Dados en forma de hexaedro, octaedro, dodecaedro, icosaedro y de pirámide, o sea tetraedro. El autor pone las bases y esos poliedros regulares deciden el resultado. Alguna vez intentó escribir un cuento de terror, no pasó de la segunda línea y lo mandó al diablo. Puso todo su esfuerzo en crear partidas. Mau piensa, y con razón, que es bueno planeando esquemas de historias para que otros las rellenen con sus personajes.

***

La partida es un desastre desde el comienzo. Mau hubiera querido plantear la situación, el escenario inicial, y que los otros comenzaran a jugar. Parece imposible. Sentados en la cocina de Mau, Lupe, Lalo y Vladi se ponen a discutir. No se ponen de acuerdo y además entienden todo mal. Mau piensa que en su sistema de juego no existen demonios como el que quiere ser Vladi, por lo menos no para los jugadores; la bruja de Lupe tiene poderes que no tienen lógica y el vampiro de Lalo es la clase incorrecta de vampiro. Lo peor es que parece que ellos y él están hablando de dos tipos de historia diferentes. Hablan como si Mau no estuviera ahí.

Mau ve que Lupe saca de nuevo el libro y se fija, ahora sí, en el título. Teoría y práctica de la magia, de Aleister Crowley. A partir de entonces las cosas comienzan a ir de verdad mal para él. ¿En dónde guardan los cuchillos?, pregunta Lupe y él sin saber por qué le señala el cajón. Los cuatro llevan días pensando en esta noche como LA CONSAGRACIÓN DE MAURICIO, solo que él había pensado que sería su consagración como Narrador y los otros tres tienen una definición muy diferente de esa palabra.

***

Mau está amarrado sobre la mesa de la cocina, está seguro de que sangra por varias heridas aunque no podría decir por dónde. ZHOU–GUAT–ZHOU–GUILT–CHAL–BI–ZHE–JOL–OF–ZHE–LOU, no puede entender bien las palabras porque Vladi se ha bifurcado la lengua con el cuchillo de la cocina para parecer un demonio de verdad. Sangra horrible. Lalo levanta un caballito lleno de sangre de Mau y lo bebe. Lupe invoca unas palabras del libro que les permitirán a los tres completar la transformación. THERE IS NO MORE POTENT MEANS THAN ART OF CALLING FORTH TRUE GODS TO VISIBLE APPEARANCE. Y mientras recita estornuda un par de veces, arruinando el efecto. Los dados quedan sobre la mesa, tristes y solos; Lalo y Vladi se echan a llorar. El teléfono de alguno de ellos comienza a sonar, pero ninguno de los cuatro escucha la música.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.