Cada cuarto una celda

Caleidoscopio de personajes cuyas acciones se desarrollan en un tiempo específico y en una geografía denominada, el hoy llamado Centro Histórico de la Ciudad de México.
"Los errores". José Revueltas. Fondo de Cultura Económica/Ediciones Era, colección Letras Mexicanas. México, 2014.
"Los errores". José Revueltas. Fondo de Cultura Económica/Ediciones Era, colección Letras Mexicanas. México, 2014. (Especial)

México

En 2014, la triple conmemoración centenaria por Octavio Paz, Efraín Huerta y José Revueltas dejó una avalancha de ediciones que mal se haría si no se revisaran al detalle. Es la oportunidad de actualizar bibliografías y sopesar textos que eran ya, hasta cierto punto, una parte archivada de la historia literaria. Aunque se trata de autores cuya presencia va más allá de los festejos y las ceremonias oficiales, pues su literatura sigue inquietando.

En cuanto a Revueltas, por ejemplo, el Fondo de Cultura Económica presentó, entre otros títulos, una antología de narrativa, ensayo y evocaciones, Ver en las tinieblas, a cargo de José Manuel Mateo; un paquete (o combo) que incluye una de sus novelas emblemáticas, Los errores, publicada originalmente en 1964 por el mismo sello editorial, más un volumen de reflexiones en torno a ese título, José Revueltas: Los errores y los aciertos, compilado por Sonia Peña.

Suele considerarse Los errores como un libro fechado. Su consistencia narrativa va más allá del tiempo que retrata. En cuanto a la realidad nacional, persisten varios males ahí retratados, como el de un medio político (del color que sea) encerrado en sus propias mezquindades. Revueltas retrata específicamente a los comunistas de la segunda mitad del siglo XX, dependientes entonces de la burocracia de la Unión Soviética, que actuaba como una suerte de Vaticano e imponía una doctrina regida por el sofisma: “la Teología Roja”, la llama el autor, donde el Papa Rojo era Stalin. Esa crítica directa, a la izquierda y desde la izquierda, generó al autor incontables problemas.

Lo atractivo de Los errores es su estrategia narrativa, en un caleidoscopio de personajes cuyas acciones se desarrollan en un tiempo específico —poco menos de veinticuatro horas— y en una geografía denominada, el hoy llamado Centro Histórico de la Ciudad de México. Dos cosas que parecen disociadas (la planeación de un robo absurdo a un prestamista de La Merced, en el que intervienen El Muñeco y Elena, y la preparación de una huelga del transporte), terminan por atarse del modo más inesperado. Una situación se engarza con otra; un destino se cruza con otro… Suele Revueltas dejar en suspenso ciertas acciones incómodas (como sucede con el enano, al que llaman graciosamente Elena, quien se queda encerrado en un veliz por varias horas), lo que lleva al lector a compartir esa circunstancia y esa angustia.

En Revueltas la falla profunda, el error que revela un abismo, es una esencia posible de lo humano.