• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 07:40 Hoy

Cuarenta años después de Terra Nostra

Los escritores Jorge Volpi, Ignacio Padilla, Sergio Ramírez, el editor José Carreño y Silvia Lemus, viuda de Carlos Fuentes, celebraron la reedición de la novela.


Publicidad
Publicidad

Gerardo Esparza

Novela total, parteaguas en la narrativa hispánica, un hito de la lengua castellana, túnel del tiempo averiado, embudo de personajes prófugos, agujero negro que conecta pasado, presente y futuro, novela de la dictadura que es imperio, relato espiral de la tiranía del tiempo ante la carne y el espíritu, crítica de la locura panhispánica y juego de espejos: metáforas todas para describir Terra Nostra, la obra culmen de Carlos Fuentes que hoy cumple 40 años de haber visto los primeros ojos lectores y que gracias al Fondo de Cultura Económica y el sello Alfaguara encuentra nueva vida en su aniversario.

Con la presentación del presidente del Patronato de la Feria Internacional del Libro, Raúl Padilla, la mesa para celebrar la reedición de Terra Nostra contó Sergio Ramírez, Ricardo Cayuela, Jorge Volpi, Ignacio Padilla, José Carreño y Silvia Lemus, viuda de Carlos Fuentes.

Cada uno comenzó a desgranar la importancia de una novela que buscó renovar lo que entonces era la novela en Hispanoamérica. Ignacio Padilla describió, con escalpelo en las palabras, a Carlos Fuentes como el Carlos I de México, un escritor que bien podría ser un Heráclito pagano, pues en la novela hace una crítica a la locura de un imperio que se desmoronó sin darse cuenta. Una novela que prefiguró la muerte de Francisco Franco, una novela que apenas comienza a contarse de desdice y vuelve a comenzar.

Para Sergio Ramírez, escritor nicaragüense, la pieza de Fuentes, planteó una cambio en la manera de narrar de este, pues abolió la temporalidad narratológica y totalizó el tiempo y el lenguaje. Según Ramírez, Terra Nostra es una novela de la experimentación, una obra que debe leerse a la par de Espejo Enterrado, otra obra monumental de la primera etapa de Carlos Fuentes.

En su tiempo, Jorge Volpi contó que cuando apenas tenía 16 años, decidió leer, junto con Eloy Urroz, la novela. Novela que le marcaría para siempre y le dotaría del impulso para decidirse a ser escritor, de manera literal, en sus palabras, Terra Nostra cambió su vida. Y sentenció que el verdadero nombre de Carlos Fuentes después de dar vida a una cantidad innumerable de voces y personajes, de novelas, cuentos y ensayos, debería ser Legión.

En su breve intervención, José Carreño, director del Fondo de Cultura Económica, anunció que junto con el sello editorial Alfaguara, el FCE reeditará toda la obra de Carlos Fuentes, misma que contará con el prólogo de Julio Ortega, quien además aportará diversas fuentes para cartografiar la narrativa del escritor.

Al final, con voz débil, casi un raquítico caudal de sonido, Silvia Lemus comenzó a contar la travesía de la novela. Novela que Fuentes inició en los días finales de enero de 1973 en París, días después de pedirle matrimonio, entre las campanadas de Notre Dame y notas de música árabe. Novela que Fuentes terminó en Estados Unidos un año después. Novela que Fuentes le leía en voz alta, y que según Silvia Lemus era más para que el mismo Fuentes escuchara la sonoridad de la obra que para pedirle opinión. Novela que entregó a Carmen Balcells y que finalmente encontró en el Fondo de Cultura Económica a su casa editora. Novela que reune, cuarenta años después, a un grupo de escritores que fueron amigos de Fuentes. Novela total que espera encontrar nuevos lectores cuatro décadas después.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.