• Regístrate
Estás leyendo: La crítica: Música: Paul Bley: la música es lenguaje
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 00:53 Hoy

La crítica: Música: Paul Bley: la música es lenguaje

En un mundo que exige la repetición, fue un investigador constante, desde los 17 años, empezó a destacar en la escena jazzística de Montreal.

Publicidad
Publicidad

La crítica

Fue un guerrero de la originalidad. Nos los recuerdan sus palabras al periodista Ted Panken: "La música es lenguaje, es conversación. Si es lenguaje y conversación, no debería ser repetitivo, repetitivo, repetitivo, repetitivo. Entendiste la primera vez que dije esta palabra, las otras tres veces añadieron un nivel de redundancia, redundancia, redundancia. No estamos hablando de profundidad. Estamos hablando de lenguaje y lo que buscamos que sean ideas. No nos hemos acercado nada, nada de eso está en la mesa. Así que si es lenguaje, quitemos toda repetición porque es un insulto al escucha".

Palabras del pianista canadiense Paul Bley, fallecido el domingo pasado a los 83 años. En un mundo que exige la repetición, fue un investigador constante, desde los 17 años, cuando empezó a destacar en la escena jazzística de Montreal, para luego trasladarse a Nueva York y tocar con Charlie Parker, Lester Young, Ben Webster, Sonny Rollins, Chet Baker, Jimmy Giuffre y muchos otros. En los años sesenta participó en el colectivo Jazz Composers Guild, fundado por Bill Dixon para impulsar el movimiento del free jazz, donde también figuraron su entonces esposa, Carla Bley, además de Cecil Taylor, Sun Ra y su Orquesta, Archie Shepp y Michael Mantler. Además de sus discos en trío y otras formaciones, nos deja sus grandiosos discos a piano solo con hallazgos que habrán de ser material de referencia para el futuro.

En un comunicado de ECM Records, Pat Metheny ejemplifica el poder de su música cuando afirma que su solo en "All the Things You Are" del disco Sonny Meets Hawk, de Sonny Rollins, le cambió la vida. "Todo un nuevo universo de posibilidades armónicas se abrió para mí. En cierto nivel lo que hace es muy complejo, pero también es completamente accesible, muy abierto. Bley simplemente deja que cada idea musical llegue a su conclusión natural y, al final, algo muy personal se vuelve muy universal".

El pianista Frank Kimbrough cuenta que provocaba la mente de los músicos para alentar la creatividad, terreno donde no tenía cabida lo previsible: "Si sabes lo que va a ocurrir no hay necesidad de hacer un concierto, vas a un concierto para perderte", le dijo algún día.

Lo mismo aplicaba para sus grabaciones, pues Bley afirmaba que "el propósito de hacer un disco no es rehacer tus propias cosas o las cosas de otros. El propósito es agregar algo a la literatura de la música, lo que significa que aportas algunos elementos que no son accesibles ampliamente... Mi regla es que si el disco ya existe, si ya está a la venta en Tower Records, cómpralo, no lo inventes".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.