• Regístrate
Estás leyendo: La crítica: Música: Larga vida al reinado púrpura
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 20:06 Hoy

La crítica: Música: Larga vida al reinado púrpura

Creyente ferviente, en una entrevista en 1997, al comentar la muerte de su hijo Boy Gregory a los pocos días de nacido, Prince declaró: "Ha sido la etapa más traumática de mi vida.

Publicidad
Publicidad

Creyente ferviente, en una entrevista en 1997, al comentar la muerte de su hijo Boy Gregory a los pocos días de nacido, Prince declaró: "Ha sido la etapa más traumática de mi vida. Pero, al contrario de lo que han dicho de mí, me siento realmente positivo. Creo que Dios tiene un plan. Hay una razón para todo lo que sucede".

Desafortunadamente para la música, el plan incluyó la muerte del cantante, guitarrista y compositor el pasado 21 de abril. Y por supuesto, las noticias sensacionalistas no se han hecho esperar, cuando lo sensacional es su obra, a la que se dedicó con pasión. "La música es mi vida —dijo en otra entrevista—. Es mi oficio. Si no puedo quitármela de la cabeza no puedo funcionar. Alguien me dijo que me vio cuando estaba en mi punto más alto, pero ¿cómo saben cuándo es mi punto más alto? Pienso que estoy mejorando todo el tiempo. Cuando escucho mis viejos discos me avergüenzo de cómo tocaba entonces".

El trompetista Miles Davis, ferviente seguidor del músico, aseguró que la de Prince era la "música más excitante que estaba escuchando en 1982". En su autobiografía destaca su forma de tocar la guitarra y el piano. "Pero la cuestión religiosa que escucho en su música es lo que lo hace especial y ¡esas cosas con órgano! Es algo negro, no blanco... Él es la música para la gente que sale después de las diez u once de la noche... Creo que cuando Prince hace el amor escucha tambores en lugar de Ravel... Su música es nueva, tiene raíces, refleja y viene de 1988 y 89 y 90".

Una de mis grandes decepciones en la vida será siempre haber llegado un día después de su actuación en el Festival de Jazz de Montreal en 2011. Cuatro horas duró el concierto, que el reportero T'Cha Dunlevy bautizó como reinado púrpura, y que incluyó el saxofón de Maceo Parker. Interpretó una carretada de éxitos y versiones de piezas de Sly & The Family Stone, Jimi Hendrix, Bob Marley y otros.

En la obra de Prince —jubilosa, cachonda, descarada e irresistiblemente rítmica— hay un vínculo poderoso con la música motown, el funk, el rock, el soul, el rap, la psicodelia, el jazz, el rhythm and blues y hasta los cantos religiosos. Todo ello tamizado con una personalidad original, tan arrolladora tanto en el estudio de grabación como en vivo.

Celebremos a Prince escuchando y volviéndonos locos, como él pregonaba, con canciones como "Little Red Corvette", "Delirious", "When Doves Cry", "1999", "Raspberry Beret", "Nothing Compares 2 U", "Let's Go Crazy" y, por supuesto, "Purple Rain". Larga vida al reinado púrpura.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.