La crítica de música: El camino de la intuición musical

Power Trío ha grabado varios conciertos y de ahí elegirán material para un disco, selección difícil, pues cada pieza es totalmente diferente.
Otaola, Iglesias y Cruz: Power Trío.
Otaola, Iglesias y Cruz: Power Trío. (Especial)

México

The Jimi Hendrix Experience, Cream, Taste, Blue Cheer y otros grupos de rock han sido señalados en la historia de la música como power tríos; esto es, la poderosa formación de guitarra, bajo y batería, que es la adoptada por Alex Otaola, Patricio Iglesias y Aarón Cruz para su proyecto conjunto. Incluso han recurrido al nombre Power Trío, con el que tocarán el próximo viernes a las ocho de la noche en el Museo Universitario del Chopo (como abridor figura el grupo Yokozuna).

Otaola e Iglesias, quienes coincidieron en el grupo de rock Santa Sabina, se unen a Aarón Cruz, contrabajista de jazz que en esta ocasión toca el bajo eléctrico, para entablar una conversación donde reina la improvisación, asegura el baterista. “Tenemos a un gran jazzista dentro del trío, y aunque él siempre dice que el proyecto es rockero, yo siento que también pisamos terrenos jazzeros, la música es muy libre. Alex me decía el otro día que hacemos free rock, pero yo creo que, de repente, también tocamos algunas otras texturas, corrientes y géneros de manera accidental”.

Iglesias comenta que tocó con Otaola no únicamente en Santa Sabina, sino también en Babel y otros proyectos. “Alex y yo nos entendemos muy bien, tenemos mucha afinidad musical y una gran intuición que nos deja ver siempre hacia dónde va la historia, como que ya tenemos conocimiento uno del otro. Aarón también posee una gran musicalidad y está en ese camino de la intuición musical. Además ya había trabajado con nosotros en el disco Santa MTV Unplugged y toda esa gira de conciertos acústicos con el grupo”.

Power Trío ha grabado varios conciertos y de ahí elegirán material para un disco, selección difícil, pues cada pieza es totalmente diferente. Subirse al escenario a improvisar, indica el baterista, “es siempre una ventura única. En el Museo del Chopo va a estar como invitado Juan Sebastián Lach, quien fue tecladista en Santa Sabina. Con él ya tocamos en el Power Trío y de inmediato se conecta con mucha facilidad en esta situación de improvisación. El resultado es muy atractivo”.

La improvisación es, para Patricio, un terreno “vertiginoso. Siempre hay que alcanzar cierto estado para que el hilo conductor no se caiga. El que haya canciones definidas hace las cosas más accesibles y, en algún sentido, más cómodo. Yo disfruto ambas formas de hacer música. Sin embargo, la improvisación es una aventura que en ocasiones es complicada, pero cuando logramos entablar este estado ideal de comunicación, de catarsis y juego, resulta muy mágica”.