La crítica de música: Rítmica avanzada

Para extender los beneficios de esta experiencia, Rosales realizó un taller de rítmica avanzada con los integrantes del ensamble del Centro de Experimentación y Producción de Música ...
Antonio Rosales.
Antonio Rosales. (Alejandra Barragal)

México

Cuando perfeccionaba sus estudios de clarinete bajo en el Conservatorio de Ámsterdam, Antonio Rosales tuvo contacto con Rafael Reina, español que había estudiado a fondo la música del sur de la India. A partir de esa experiencia, Reina ha impartido la cátedra Música contemporánea a través de técnicas no occidentales, así como el Curso de rítmica avanzada en esa institución.

Para extender los beneficios de esta experiencia, Rosales realizó un taller de rítmica avanzada con los integrantes del ensamble del Centro de Experimentación y Producción de Música Contemporánea (Cepromusic). La rítmica avanzada, explica, “se aplica a la música contemporánea, pero también en otros tipos de música clásica, además de que hay otra parte que se dedica a improvisadores y músicos de jazz.”

El curso se basa en conocimientos sobre el sistema de talas (palmadas) de la música clásica del sur de India, que se refiere al ritmo, y las ragas, que tienen que ver con su sistema microtonal, indica Rosales. “En Occidente tenemos un hueco respecto a la rítmica: desde siempre se ha dado por hecho, pero no se le ha atendido de manera sistemática, como a la armonía o la melodía. Lo más próximo que se hizo en Occidente fue la retórica utilizada en la música antigua, que no está precisamente enfocado en la rítmica, pero que veía a la música como una comparación del arte fonético, el arte hablado. Eso es algo muy útil, pero en algún punto de la historia se perdió.”

Los conservatorios tradicionales, agrega el clarinetista, no tienen “un sistema para poder ritmar adecuadamente. Cuando estudié en la Escuela Superior de Música, el sistema estaba basado en ritmar a través de la sílaba mi, pero el problema es que no hay ninguna jerarquía. La gran ventaja del sistema hindú es que se utilizan vocablos o sílabas, a través de los cuales identificas de qué rítmica se trata. Es un sistema bastante complejo, de hecho excede lo más complejo que hay en Occidente.”

El uso de estas técnicas se ha extendido en Europa y Estados Unidos, con la idea de que este sistema hindú sea útil al sistema occidental. El que los músicos del ensamble del Cepromusic tuvieran acceso a este conocimiento, asegura Rosales, “los va a poner en una ventaja muy alta en su nivel de ejecución. He estado ofreciendo este curso a otras instituciones, pero sin gran éxito. Por ejemplo, al director anterior de la Facultad de Música de la UNAM le llevé el programa y lo único que dijo era que lo iba incorporar a los cursos paralelos, pero jamás he recibido una llamada. Por supuesto que sería una gran herramienta para subir el nivel de los estudiantes.”