La crítica de libro: ¡Arriba el norte!

¿Qué tiene en común esta selección de cuentos? La mayoría son historias logradas, contundentes, con personajes transgresores, irónicos.
Norte. Una antología. Eduardo Antonio Parra (compilador). Ediciones Era/Conaculta/Fondo Editorial de Nuevo León/Conarte/UAS.
Norte. Una antología. Eduardo Antonio Parra (compilador). Ediciones Era/Conaculta/Fondo Editorial de Nuevo León/Conarte/UAS. (Especial)

Desde hace tiempo Eduardo Antonio Parra tenía la idea de realizar un libro que mostrara la solidez narrativa de no pocos escritores del norte y que se dejara de pensar que solo hay balas y desierto en esta propuesta. Su visión es la de un atento lector que ubica con destreza las voces que han dejado una huella en la literatura mexicana, presencias esenciales del siglo XX.

¿Qué tiene en común esta selección de cuentos? La mayoría son historias logradas, contundentes, con personajes transgresores, irónicos. Parra hizo una cuidadosa elección generacional y representativa. El norte no es tierra de nadie sino un espacio común que muchos incorporan para sustentar su creación. Son 49 escritores, el libro abre con "La fiesta de las balas" de Martín Luis Guzmán; luego toca el turno de Alfonso Reyes con "El hombrecito del plato"; después siguen "El vagabundo" de Julio Torri; "Oro, caballo y hombre" de Rafael F. Muñoz, quien viene acompañado de otra representante de la literatura de la Revolución, Nellie Campobello y "El muerto". Continúan las narraciones de Ramón Rubín, "El reloj"; José Revueltas, "Barra de Navidad"; Edmundo Valadés, "La muerte tiene permiso"; Abel Quezada, "El tigre Benavides". En el caso de Abel Quezada, como distingue Parra, se trata de un cuentista suigeneris; Quezada expone la discriminación hacia las mujeres en un relato desgarrador, en donde revela que: "Hay familias en México en las que sólo se ve a los hombres; las mujeres se mimetizan en las paredes de los corredores, de las recámaras, de la cocina". La lista de autores sigue con Inés Arredondo, Jesús Gardea, Federico Campbell, Daniel Sada, Élmer Mendoza, César López Cuadras, Luis Humberto Crosthwaite, Patricia Laurent Kullick, Cristina Rivera Garza, Pedro de Isla, Julián Herbert, César Silva Márquez, Liliana V. Blum, Antonio Ramos Revillas y Vicente Alfonso, entre otros.

La literatura mexicana proveniente del norte no ha estado exenta de críticas y descalificaciones. Hay quienes la han relacionado con una idea obsoleta y limitativa que remite a una búsqueda de identidad regional, y otros la han visto como una moda pasajera que sólo enarbola al narcotráfico. No obstante, este libro demuestra muchas de sus aportaciones a lo largo de varias décadas.

Como lo ha reconocido Gabriel Trujillo Muñoz, actualmente, "pésele a quien le pese, el norte —y específicamente el norte fronterizo— es ya un interlocutor de peso a la hora de hablar de literatura mexicana, a la hora de establecer el rumbo de nuestras artes".