La crítica de espacios: Nueva galería nacional

Si bien la arquitectura de Mies se caracteriza por la transparencia y la continuidad del espacio interior y exterior, en el caso de esta obra, que se encuentra entre las más famosas del ...
La plaza de acceso a la galería es engañosa.
La plaza de acceso a la galería es engañosa. (Especial)

México

Como casi todos los personajes importantes del modernismo, Ludwig Mies van der Rohe fue capaz de promover su imagen personal, casi tan intensamente como sus obras. En sentido estricto, la biografía de un arquitecto es un tipo de información irrelevante cuando se valoran los espacios de sus construcciones, pero en casos como el de Mies, su importancia como el arquitecto cuyas obras determinaron en gran medida el rostro de las ciudades modernas, despierta en el público un interés que va más allá del ámbito arquitectónico. Este arquitecto no fue el único en convertirse en un personaje público de perfil político: en su época también Frank Lloyd Wright y Le Corbusier gozaban de similares notoriedades, y hasta la fecha la fama es casi un requerimiento para los arquitectos más influyentes.

Recientemente visité la Nueva Galería Nacional de Berlín y reconfirmé cuán necesario es visitar personalmente un edificio, para ser capaz de reflexionar profundamente en torno a éste. La relación corporal y sensorial con las ideas que permanecen en nuestra mente tras visitar un espacio, resulta insustituible. La lectura y la discusión sobre la arquitectura solo es auténticamente productiva si se sostiene en una experiencia real de la obra, y jamás podrá bastar la fotografía para conocer a fondo el espacio.

En el caso de la Nueva Galería Nacional, una obra de 1968 que se basa en un proyecto no realizado para la compañía Bacardí en Santiago de Cuba (1957), lo más importante es notar que el espacio principal, que se aprecia desde la plaza de acceso, que es la imagen preponderante en casi todas las publicaciones de esta obra, constituye apenas una tercera parte del área total del edificio. Las dependencias principales de la galería: salas de exposiciones, cafetería y demás servicios, se encuentran en la planta semienterrada que se aprecia como el basamento del edificio. Si bien la arquitectura de Mies se caracteriza por la transparencia y la continuidad del espacio interior y exterior, en el caso de esta obra, que se encuentra entre las más famosas del modernismo, las actividades se desarrollan en espacios cerrados, que en ocasiones obtienen su iluminación mediante patios interiores, pero que casi todo el día son iluminados artificialmente.

Unos días después visité el Pabellón de Barcelona, que fue construido por Mies en 1929 para la Feria Universal de esa ciudad. A pesar de tratarse de una reconstrucción del original, el pequeño espacio del pabellón expresa la pureza conceptual del arquitecto, que fue adaptándose gradualmente a la envergadura de sus siguientes proyectos, hasta llegar a la Nueva Galería Nacional, su última obra, la cual mantiene la imagen de transparencia y fluidez, pero que, con sus espacios subterráneos, contradice el lema fundamental de su autor.