La crítica: espacio diáfano

Fueron muchos los arquitectos que buscaron asilo en países lejanos al suyo, como Richard Neutra y Rudolf Schindler en Estados Unidos; Harry Seidler, en Australia, y Ernö Goldfinger.
La casa de Goldfinger.
La casa de Goldfinger. (Especial)

México

Nunca dejará de sorprenderme la emigración que generó la escisión de los territorios que anteriormente formaban parte del imperio austro-húngaro, desintegrado durante la Primera Guerra Mundial. Fueron muchos los arquitectos que buscaron asilo en países lejanos al suyo, como Richard Neutra y Rudolf Schindler en Estados Unidos; Harry Seidler, en Australia, y Ernö Goldfinger, el cual se mudó a París y más tarde a Londres. Este último nació en Budapest en 1902, salió a París para estudiar en 1920, donde tuvo la fortuna de ingresar al taller de Auguste Perret, del cual aprendió a conciencia la novedosa técnica constructiva del concreto armado, que entonces aún se consideraba experimental. En 1933 se casó con la pintora inglesa Ursula Blackwell, y un año más tarde ambos se mudaron a Londres.

Goldfinger construyó en 1937 un atractivo bloque de tres casas adosadas, una de las cuales, la del centro, fue su vivienda hasta 1994. Casi todos los muebles y gabinetes empotrados de la vivienda fueron diseñados por él, así como muchos de los juguetes de sus tres hijos. La casa se encuentra frente al famoso parque londinense de Hampstead Heath, entre dos construcciones de la época georgiana, que datan del siglo XVIII, a las cuales se integró inteligentemente gracias al uso del mismo tipo de ladrillo y pequeñas ventanas en su segundo nivel, el cual está sobre dos plantas modernistas, en las que predomina el uso del concreto a vista y largos ventanales que van desde el suelo hasta el techo, permitiendo la máxima fluidez del espacio y su integración visual al espacio urbano verde frente al que se encuentra el edificio.

El elemento que caracteriza el trabajo de casi todos los arquitectos emigrados desde Austria y Hungría durante el período entre guerras es su apego a la teoría del Raumplan, de su compatriota Adolf Loos (1870-1933). Siguiendo el criterio jerárquico establecido por este, las habitaciones de la casa varían en sus dimensiones en planta y altura según su importancia para el funcionamiento del ambiente doméstico, siendo la sala de estar el más importante y los servicios de baño y cocina los de menores dimensiones. También utiliza particiones deslizables para transformar algunos de sus espacios. Esta técnica permite al habitante realizar una lectura clara de la naturaleza pública y privada de los espacios de la vivienda, incluso desde el exterior de la misma. La casa es un ejemplo de arquitectura modernista que se relaciona con otras obras maestras del mismo periodo desde su origen común, algunas construidas por compatriotas suyos en Sidney o Los Ángeles, quienes recibieron la misma influencia de Loos, relacionada con su respectiva identidad nacional adoptiva.

La casa no podría haberse hecho más que en Londres, al igual que la vivienda de Schindler es parte de la identidad arquitectónica de Los Ángeles. Ambas no serían las mismas si no hubieran sido diseñadas por arquitectos de origen austro-húngaro.