La crítica: Teatro: CASA Festival, Londres /I

Lagartijas Tiradas al Sol es la compañía que ha abierto la programación con el montaje de Montserrat.
Compañías con una marcada línea política.
Compañías con una marcada línea política. (Especial)

México

El Latin American Theatre Festival CASA 2015, de Londres, Reino Unido, es un encuentro de solidaridad y reflexión que este año se dedica a México. Lagartijas Tiradas al Sol es la compañía que ha abierto la programación con el montaje de Montserrat, que puso a los espectadores en una guerra de Twitter discutiendo si la historia es parte de la vida del actor o si pertenece a la ficción solamente. Polémica que habla de lo entrañable que resulta la historia que Gabino Rodríguez comparte respecto de su madre muerta cuando él contaba con apenas 6 años de edad. O al menos tal es el relato que él dio por cierto hasta que descubrió que el acta de defunción era un documento imposible: signado en 1987, pertenecía a un juzgado que había colapsado en el terremoto de 1985 en la Ciudad de México. A partir de tal peripecia, la imagen borrosa de su progenitora se convirtió en una obsesión irrenunciable que condujo a pesquisas muchas para encontrarse con la intuición de que se encontraba en Costa Rica, su tierra natal. Después de oposiciones varias de una tía, que era el único eslabón viviente que le quedaba a Gabino, se encuentra con un hombre que lo recibe detrás de una verja verde al frente de una blanca casa y que lo recibe con la frase "te estábamos esperando".

No, no es el trabajo más político de los espectáculos de Lagartijas si se quiere mirar desde la superficie. Sin embargo, a Londres ha venido su violenta historia sobre el PRI: Derretiré con un cerillo la nieve de un volcán, que, sobra decirlo, tendrá mucho qué decir al calor de la conmemoración de un año de la desaparición de los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa. Recuerdo que en Barcelona, mientras yo estudiaba en la Sala Beckett en 1996, lo que estaba en las discusiones europeas era el levantamiento zapatista. Hoy es Ayotzinapa, sin entender muy bien que es una guerra en nuevo formato que lleva más de 30 mil desaparecidos y poco más de 150 mil muertos en solo nueve años.

Europa quiere entender, y es por ello que el Latin American Theatre Festival CASA 2015 de Londres —y su director Daniel Goldman— ha puesto a dialogar compañías con una marcada línea política y poco tradicional en su hacer como Colectivo Alebrije (Sara Pinedo) de León, Guanajuato, que teje en Aparte los recuerdos familiares con la desaparición de las tenerías tradicionales, que dieron fama a esa ciudad por el calzado, para sucumbir bajo la industrialización, con Misa fronteriza de Gorguz Teatro (Alberto Ontiveros) de Monterrey, Nuevo León, que ritualiza, a partir de un relato de Luis Humberto Crosthwite, la temática de la migración.