La crítica: Segundo aire

La arquitectura está ligada al tiempo de modo indisociable. Por una parte está ligada al paso de los años, el cual se refleja en las huellas que el tiempo, o mejor dicho, el clima va dejando en ella.
La imagen, fundamental en la arquitectura.
La imagen, fundamental en la arquitectura. (Especial)

Monterrey

La arquitectura está ligada al tiempo de modo indisociable. Por una parte está ligada al paso de los años, el cual se refleja en las huellas que el tiempo, o mejor dicho, el clima va dejando en ella. Pero también está ligada a la memoria, ya que es a través de los objetos y las construcciones antiguas como sabemos más acerca de la forma de vida de nuestros antepasados. Los edificios desarrollan con los años una especie de aura o espíritu, que los hace testigos de la historia y símbolos de la búsqueda humana de la trascendencia. Si un edificio no es muy importante en su tiempo, quizá como ruina sí lo será. En las ruinas el tiempo es diferente que en la vida humana, y solamente se muestra mediante el deterioro, el cual contribuye a fortalecer el aura del edificio y le permite alcanzar una dimensión de trascendencia, al tener una duración mayor a la civilización que lo construyó.

Como toda obra artística, la arquitectura se percibe en dos niveles: primero, en el plano físico, como objeto, y en segundo lugar simbólicamente. Frecuentemente olvidamos que todas las casas y edificios son objetos a escala urbana. Esta confusión deriva de que son objetos tan grandes e inmuebles, que sentimos que pertenecen a la tierra o al paisaje cuando en realidad son construcciones humanas. A veces pienso en el edificio donde vivo como un grandísimo armario, y en mi apartamento como el tercer cajón del lado derecho. El segundo nivel de percepción del arte y de la arquitectura, es el nivel simbólico, el resultado de un complejo proceso fenomenológico del que derivan nuestros recuerdos y emociones, originados por el contacto con la obra y con sus imágenes. En este nivel, el edificio como objeto ya no es tan importante, cobra una mayor importancia el recuerdo que tenemos de éste.

Las imágenes de la arquitectura juegan un papel importantísimo, casi crucial, en la permanencia simbólica del objeto arquitectónico. Una ruina es un vestigio histórico vital, pero en realidad sobreviven muy pocos edificios en ruinas que nos permiten experimentar el espacio arquitectónico antiguo, sobre todo si constituyeron un obstáculo para el desarrollo de nuevas culturas desde el punto de vista político. Sin embargo, las imágenes de edificios que ya han desparecido, especialmente de la Edad Moderna, trascienden de alguna manera a las ruinas, ya que son documentos por medio de los cuales se llega a idealizar a las sociedades que nos precedieron. A la vez, la preservación de la arquitectura mediante imágenes permite la monumentalización simbólica de edificios relativamente recientes, pero que la sociedad decide preservar como símbolos de la cultura contemporánea.