La crítica: Ópera de Pekín, patrimonio cultural

El Instituto Confucio presentará a la Compañía de Ópera Lingnan de la Universidad Sun Yat-Sen en el Museo Nacional de las Culturas hoy a las 12:00 horas en la Sala Polivalente.
Hoy, en el Museo Nacional de las Culturas.
Hoy, en el Museo Nacional de las Culturas. (Especial)

México

En un país donde hay más de 300 compañías, la de la Ópera de Pekín es una de las más importantes y creativas de este género. Sun Xintang, director del Instituto Confucio de la UNAM, dice que "se originó de la ópera local de la provincia de Anhui, y se combinó en su evolución con las expresiones artísticas de otras óperas locales, con lo que dio vida a un nuevo género dramático. La Ópera de Pekín integra múltiples formas artísticas: canto, diálogo, monólogo, coreografía, actuación, acrobacia y artes marciales".

Para ofrecer una muestra de esta arte, que forma parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, y como una extensión de sus actividades culturales, el Instituto Confucio presentará a la Compañía de Ópera Lingnan de la Universidad Sun Yat-Sen en el Museo Nacional de las Culturas (Moneda 13, Centro Histórico) hoy a las 12:00 horas en la Sala Polivalente.

Xintang indica que tanto en México como en China hay una larga tradición en materia de teatro y ópera. "Traer una función de la Ópera de Pekín será una buena ocasión para que la población mexicana sienta el encanto y el atractivo de este arte, que es parte del patrimonio intangible de la humanidad. También será una buena ocasión para el intercambio entre China y México en materia de teatro, porque no todos los días hay oportunidad tener un grupo como éste".

La Ópera de Pekín, agrega el maestro, "es una de las que tiene las expresiones más características del arte tradicional de China. El encanto reside, primero, en sus diversas y peculiares formas de cantar, de interpretar una historia, un papel, una melodía. En segundo, el maquillaje, porque existen formas de maquillaje del rostro muy variadas, según los papeles. Colores y formas diferentes en el maquillaje representan papeles diferentes, con significados distintos. Por ejemplo, un maquillaje blanco en el rostro indica astucia, malevolencia, mientras el rojo representa fidelidad y valentía. El color negro simboliza firmeza, honestidad".

En la Ópera de Pekín hay fundamentalmente distintos personajes, explica Sun Xintang: "Sheng, personaje masculino que presenta tres variantes: Sheng barbado, Sheng galán y el Sheng marcial; Dan, personaje femenino, con distintas variantes: Dan anciana, Dan graciosa, Dan marcial, Dan vivaracha, Dan de sable y caballo y Dan Blusa negra; Jing, personaje masculino dotado de una gran fuerza de voluntad, que siempre lleva un maquillaje excesivo; Chou, personaje masculino que por el humor de sus palabras o la comicidad de su actuación da un toque de gracia a la Ópera. Es el bufón".