La crítica: Música: Un ejército de música libre

Poeta, dramaturgo, cuentista, novelista y activista social, en 1967, LeRoi Jones (1934-2014), quien luego cambiaría su nombre por Amiri Baraka, fue un intenso difusor del free jazz en revistas ...
Libro publicado originalmente en 1967.
Libro publicado originalmente en 1967. (Especial)

México

Poeta, dramaturgo, cuentista, novelista y activista social, en 1967, LeRoi Jones (1934-2014), quien luego cambiaría su nombre por Amiri Baraka, fue un intenso difusor del free jazz en revistas como Down Beat, Metronome, Jazz Review y Wild Dog. En la introducción de Black Music. Free jazz y conciencia negra 1959-1967 (Buenos Aires, Caja Negra, 2014), escribe que a fines de los cincuenta y durante los sesenta actuaba "como un difusor entusiasta de los músicos, ya conocidos, que consideraba más importantes, como Sonny Rollins, Miles Davis, Roy Haynes, Billie Holiday, pero especialmente de la música transportadora de Thelonious Monk y John Coltrane".

A esta música transportadora Baraka dedicaría comentarios que hasta la fecha resultan esclarecedores en torno a músicos que, dice, "eran los portadores de la nueva era", los integrantes del movimiento conocido como free jazz, avant garde jazz o the new thing. Guiado por un espíritu nacionalista a favor del pueblo afroamericano, en las páginas de Black Music habla sobre una "revolución específica que realizaban estos músicos (...) contra la prisión de la mediocridad americana del Tin Pan Alley. ¡Abajo la canción pop! ¡Abajo los cambios de acordes regulares! ¡Abajo la escala temperada! El énfasis microtonal, modal, afroasiático estaba en todas partes. Ahora tocarían libremente."

Los ensayos de Black Music, publicados como libro por primera vez en 1967, resultan valiosos también hoy en día. La obra, en palabras del autor, "identifica a los jóvenes guerreros de nuestro ejército de música libre". Algunos de estos músicos dieron su vida por una forma de jazz para muchos –todavía– incomprensible, otros siguen infatigables en la senda, como Cecil Taylor, activo a los 86 años.

Al repasar la música que gente como Archie Shepp, Ornette Coleman, Sun Ra, Albert Ayler, Pharoah Sanders y otros hacían en esos años, Baraka asegura que "una de las cosas más incomprensibles de los Estados Unidos es el hecho de que, a pesar de su perfil esencialmente despreciable, todavía exista aquí tanta belleza".

En un ensayo sobre la música de Sunny Murray, Amiri Baraka da claves para entender a otros exponentes del género y su reinvención de los instrumentos que tocan, por su espíritu de aventura. Lo destaca, no sólo como baterista, "sino también como conductor de energías (...) La batería como un reactor o como un catalizador de energías que recorren su cuerpo y manan de él."

En un mundo conservador, por fortuna los catalizadores de energía siguen en marcha.