La crítica: Arte y Congreso Popular

Yomango es la mano que en una danza insumisa traza en el aire de tu centro comercial el arco del deseo, sin mediaciones: directo del estante a tu bolsillo, sin dinero ni tarjetas.
Suma de la firma de ropa y el  verbo “mangar”.
Suma de la firma de ropa y el verbo “mangar”. (Especial)

México

El presidente ha dado instrucciones precisas para que, en esta jornada en que celebramos "el fortalecimiento de la soberanía de nuestro país en beneficio de los mexicanos", se hable de estética y rebeldía. De conformidad con la determinación presidencial de ir formando nuevos cuadros, ha ordenado asimismo que se difunda el concepto Yomango. Hoy, como ayer, las instrucciones emanadas de la Presidencia se acatan, se cumplen y se agradecen. ¡Gracias, señor Presidente!

Yomango - por la firma de ropa, Mango, y por el verbo "mangar" (hurtar, enchalecarse) - nos brinda sugerencias para un estilo:

"El mercado se nutre de las múltiples maneras en que la gente se expresa mediante la palabra, el vestido, los gestos, la sexualidad... El capital se apropia de tus deseos, de tus expectativas, de tu experiencia... y luego te los pretende vender convertidos en 'cosas' que tú puedes comprar. El estilo Yomango propone 'reapropiarse', legitimar y extender la 'expropiación' de lo que, de hecho, pertenece al común... Yomango es la mano que en una danza insumisa traza en el aire de tu centro comercial el arco del deseo, sin mediaciones: directo del estante a tu bolsillo, sin dinero ni tarjetas. No robamos. Hacemos magia."

Yomango engendra a Umsonst ("gratis", en alemán) y, así como el Congreso Popular nos sugiere acudir en familia, vestidos de blanco, con globos, disfraces, poemas y matracas, Umsonst preconiza la potencia del juego. La insurrección placentera y oportuna serena multitudes. La metáfora que va en serio –suceso falso y cierto; horizonte que se abre– es propia del arte. Detiene el toletazo la duda: ¿Es acción política o Cultura?

"Represento al excluido", proclama el artista mediante sus patrocinios corporativos, esgrimiendo la misma mentira de la democracia representativa. Medra dentro del santuario, mientras no se salga del jueguito de la representación. Pero en este momento "las mayores innovaciones simbólicas se verifican en los procesos de organización autónoma desarrollados fuera del campo artístico" (Brian Holmes).

En conferencia de prensa ofrecida la semana pasada por los convocantes al Congreso Popular se hicieron votos por que se supere cuanto antes el megamarchismo atávico, para dar paso a la desobediencia civil. Proyectos afines se abordan en: De gente común. Prácticas estéticas y rebeldía social. Lorena Méndez, Brian Whitener, Fernando Fuentes (editores). Universidad Autónoma de la Ciudad de México. 2013.