Universitarios crean robot tipo avatar para tareas nucleares

Los creadores presentaron su proyecto al reactor de Laguna Verde y se evalúa su utilización en esa planta para la recarga de material radiactivo.
Abissai Zumaya, Ricardo Moreno, Michael Loera  y Abelardo del Moral, estudiantes de mecatrónica.
Abissai Zumaya, Ricardo Moreno, Michael Loera y Abelardo del Moral, estudiantes de mecatrónica. (Especial)

México

Estudiantes del campus Veracruz de la Universidad del Valle de México desarrollaron un androide denominado Proyecto Star, que funciona como avatar para sustituir a un operador humano en tareas peligrosas por radiación o contagio de enfermedades.

El proyecto ganó el primer lugar en la categoría Innovación y Creatividad del 11 Concurso Minirobótica UVM-2015.

Telepresencia

Abissai Zumaya Cáceres, alumno del octavo semestre de ingeniería en mecatrónica, explicó que el androide Proyecto Star se creó para funcionar como sistema de telepresencia en situaciones de riesgo.

“Inicialmente está diseñado para utilizarse en el reactor nuclear de Laguna Verde”, señaló el universitario.

“Podemos decir con gran satisfacción que haber ganado el primer lugar en el Concurso de Minirobótica significa que el Proyecto Star cumplió con los requerimientos que nos planteó personal del reactor nuclear de Laguna Verde.

“El robot tiene un funcionamiento correcto, al igual que la comunicación con el traje de control y el movimiento de la mano robótica; logramos lo que esperábamos”, señaló Zumaya.

El prototipo “consiste básicamente de un traje que utiliza el operador y el robot reacciona a éste, es decir, imita los movimientos de quien lo lleva puesto, además de que cuenta con un guante que copia las posiciones a las manos del androide”, detalló Zumaya.

De acuerdo con los desarrolladores, este prototipo ha logrado la atención del personal que administra el reactor nuclear y están interesados en las acciones que puede desempeñar en esa instalación.

El traje, agregó Zumaya, integra también un casco que se coloca el operador, cuya función es “que la persona observe lo que el robot está percibiendo a través de sus cámaras; así el operador puede mantenerse en un lugar seguro mientras el robot trabaja con radiación, o bien, en zonas donde hay epidemias”, dijo.

“Por ejemplo, ahora con la enfermedad del ébola el Proyecto Star puede ser utilizado para atender servicios médicos; es capaz de trabajar con desechos tóxicos o gases, todo con el propósito de mantener al operador en un ambiente seguro, ya que el robot es el que se encarga de las tareas de riesgo”, aseguró el estudiante.

A la par que la industria robótica avanza cada vez más —afirmó— “los peligros de la vida cotidiana aumentan también”, por ello es necesario seguir desarrollando tecnología de última generación en instituciones de nivel superior.

Aplicaciones posibles

Zumaya explicó que las recargas en el reactor nuclear las realiza personal humano, lo que implica una situación de peligro. “Esta gente corre riesgo debido a la cantidad de radiación que hay en las zonas de recarga; ProyectoStar puede cumplir esa función”, explicó.

El androide tiene más ventajas aplicables en áreas como la medicina. “Se puede emplear en laboratorios para manejo de reactivos peligrosos”, dijo.

El robot además incluye una tablet en su torso para que, “por ejemplo, un doctor pueda hacer una videollamada y dar asistencia remota, una consulta en la que el médico, sin tener conocimiento de robótica, puede brindar servicios de salud en lugares de difícil acceso”, comentó el estudiante.

El traje de control del robot, detalló Zumaya, cuenta con distintos sensores que sirven para mapear las posiciones del cuerpo humano.

“Tiene sensores de flexibilidad, de manejo de posicionamiento, y todo es enviado por paquetes de radiofrecuencia hacia el robot; es una plataforma totalmente acoplable. Se puede cambiar la radiofrecuencia a Wifi o 3G, conforme a la necesidad”, dijo.

Además de lo anterior, el primer prototipo está construido con PVC y para usar la mano tiene microservos que van ligados con pequeñas articulaciones para simular los movimientos de una natural.

El androide cuenta con ruedas acopladas a los motores con un sistema de engranaje, de forma que pueda moverse en todo tipo de terreno. Adicionalmente, tiene dos cámaras y un micrófono.

Además de Zumaya, los alumnos que apoyaron en la construcción de Proyecto Star son Abelardo del Moral, Ricardo Moreno y Michael Loera, como asesor, todos estudiantes de ingeniería mecatrónica en la UVM de Veracruz.