• Regístrate
Estás leyendo: Crean ópera basada en la imaginería de Jis
Comparte esta noticia

Crean ópera basada en la imaginería de Jis

No se culpe a nadie se estrenará el 16 de noviembre en el Kodak Hall at Eastman Theatre de Rochester NY

Publicidad
Publicidad

Como una iniciativa de Antonio Camacho, director de la compañía de títeres La Coperacha, en colaboración con las universidades de Guadalajara (UdeG) y University Rochester de Nueva York, los destacados músicos Ricardo Zohn y Carlos Sánchez han comenzado a crear la ópera No se culpe a nadie inspirada en los dibujos de Jis colaborador de MILENIO.

Además de títeres, la puesta escénica incluirá el trabajo escénico de la Push physical theatre que dirigen Darren & Heather Stevenson y se estrenará el 16 de Noviembre en el Kodak Hall at Eastman Theatre de Rochester NY y en fechas inmediatas en Guadalajara en alguno de los foros de la UdeG.

De acuerdo con el propio Camacho el proyecto cuenta con un financiamiento de poco mas de 2 millones de pesos del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2015 en él participan además el poeta jalisciense Raúl Aceves y el ilustrador Jovo Panteras, otrora líder de la banda punk tapatía Los Garigoles. Jis realiza el diseño de los títeres de manera que la ópera de dos actos implica el trabajo de cerca de 50 artistas mexicanos y estadunidenses.

Antonio Camacho explica que “fue un proceso de gestión que seguimos ante la cámara de diputados y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) desde hace un año, creemos que los más de 2 millones de pesos están bien invertidos para los resultados que obtendremos. La orquesta está trabajando de la mano de los compositores y con los bailarines. En estos días experimentamos este encuentro con Darren para comenzar interactuar en torno a lo que aborda esta ópera sobre la imaginería de Jis, que parece un poco inconcebible, pero que está resultando una buena experiencia. Jovo Panteras, nos está ayudando con los gráficos, Raúl Aceves con los textos, puede parecer una ensalada muy exótica, pero muy tapatía”.

Por su parte Carlos Sánchez menciona que “el nombre de No se culpe a nadie, lo tomamos de un cuento de Julio Cortázar que no citamos, es simplemente la inspiración que tiene que ver con el aspecto lúdico que lleva intrínseca la obra de Cortázar y que en nuestro caso nos identificamos con él. Creemos que el arte al fin de cuentas tiene que ser una experiencia lúdica”. El músico añade que el proyecto inició hace algunos años con la idea de hacer una ópera en la que se incluyeran títeres sobre otra temática distinta a esta.

Ahora que se ha concretado así, el proyecto involucra teatro físico y música, “Jis fue quien finalmente nos dio la pauta y la temática para montar este espectáculo. La ópera tiene que ver con la presencia de la creatividad, el desenvolvimiento del acto creativo. Es decir: Nacimiento, gestación y muerte del acto creativo en base a una serie de viñetas que iniciaron con un dibujo de Jis. Una hoja en blanco que es el reto de cualquier artista plástico y en función de ello se desarrollan una serie de imágenes y viñetas que presentan la gestación, crecimiento y muerte de la idea y al final de la obra lo que tienes es un proceso más que un objeto artístico. Fuiste testigo de un proceso artístico y creativo que en nuestra opinión es más interesante que un producto creativo”.

Por otro lado, Ricardo Zohn dice que “después de pensar varias maneras de distribuirnos el trabajo y como la obra está en dos actos, Carlos se hará cargo del primer acto y yo del segundo. Es la única forma de pensar la creación musical a partir de un arco dramático que podamos realmente expresar y no tener una situación de dependencia obligada entre uno y otro”.

El experto añade: “Estamos en contacto para hacer algunas referencias musicales de las cuales podamos retroalimentarnos. Respecto al segundo acto yo ya contaba con una mini ópera que ahora la voy a integrar porque encajó muy bien con el proyecto”. La música correrá a cargo del Eastman Broad Band Ensamble que dirigen Sánchez y Zohn y que se integra de diez músicos: flauta, clarinete, saxofón, violín, chelo, piano, dos percusionistas, guitarra y bajo eléctrico. También habrá partes escritas para soprano, tenor y barítono.

Para Darren “este proyecto es una oportunidad de reunir a artistas del más alto nivel, en todas sus áreas, artistas que laboran con una agenda muy independiente”. El coreógrafo añade que la esencia de la compañía Push es ya de por sí muy ecléctica y por lo tanto colaborar con títeres, música y un monero le parece algo familiar

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.