Crean un nuevo tipo de cirugía contra obesidad

Consiste en desviar el flujo de la bilis al intestino delgado; según "Nature", podría sustituir las complicadas operaciones de reducción de estómago.

Londres

Un grupo de científicos probó con  éxito en ratones una nueva técnica quirúrgica que podría sustituir las complicadas e invasivas operaciones de reducción de estómago en humanos, según una publicación de la revista británica Nature.

El nuevo procedimiento, desarrollado por expertos del Vanderbilt University Medical Center de Nashville, EU, consiste en desviar el flujo de bilis a la parte final del intestino delgado —el íleon—.

El resultado sobre la pérdida de peso en roedores obesos se compara al que ofrecen métodos tradicionales, como la gastrectomía vertical o la cirugía bariátrica.

En esta última, que requiere una mínima incisión al ser por vía laparoscópica, se usan corchetes quirúrgicos para reducir el estómago, que se une al intestino delgado mediante el denominado by-pass gástrico.

Mientras que la gastrectomía vertical extirpa hasta 90 por ciento del estómago del paciente y el órgano queda reducido a una especie de conducto con una capacidad de absorción aproximada de 50 a 60 gramos.

En ambos casos, el resultado es que el paciente come menos y, al mismo tiempo, absorbe menos del alimento que ha ingerido, por lo que figuran entre los métodos quirúrgicos “más efectivos” para lograr “una pérdida de peso duradera” y “revertir los síntomas de la diabetes”, apuntaron los autores de la investigación, con Naji Abumrad a la cabeza.

Estudios anteriores, recuerdan, también han demostrado que los ácidos biliares potencian los “efectos metabólicos positivos” que generan los by-passgástricos.

Teniendo en cuenta este conocimiento, Abumrad y sus colegas conectaron la vesícula biliar de ratones a diferentes partes del intestino delgado y compararon después los “beneficios metabólicos” que tuvo esta intervención con los de un by-pass durante ocho semanas.

Los expertos descubrieron que la simple inyección de flujo de ácido biliar en el íleo es suficiente para obtener efectos similares a los que generan “procedimientos quirúrgicos más complicados”.

Esos efectos son consecuencia de una reducción en la absorción de grasa en el intestino delgado y a cambios en la flora intestinal.

Aunque este nuevo procedimiento es “menos invasivo” y más sencillo desde el punto de vista técnico, los autores advierten que su seguridad y eficacia a largo plazo no ha sido determinada.

Además, esta técnica podría ser inviable para pacientes obesos o diabéticos cuyas vesículas biliares fueron extirpadas para combatir los cálculos.