Cosecha largos aplausos "Xochicuicatl Cuecuechtli"

El Teatro Degollado lució lleno durante el estreno en Jalisco de la primera ópera náhuatl que se presentó dentro del marco de los festejos del 473 aniversario de Guadalajara.
Durante cerca de una hora, los asistentes permanecieron atentos a cada una de las escenas.
Durante cerca de una hora, los asistentes permanecieron atentos a cada una de las escenas. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Como gotas lluvia, que se fueron multiplicando de forma irregular hasta inundar la sala, el bordoneo de teponaztlis y huehuetl, entre otros instrumentos prehispánicos, marcaron el comienzo de Xochicuicatl cuecuechtli, la ópera náhuatl que anoche se estrenó en Jalisco ante un Teatro Degollado lleno.

La ópera náhuatl, elaborada por el jalisciense Gabriel Pareyón con letra del manuscrito de los Cantares Mexicanos de la Biblioteca Nacional de México contó con una pantalla que permaneció en la parte superior del escenario en la que los asistentes podían seguir el subtitulaje. Provista de pocos elementos escenográficos y músicos en escena, los propios actores además de dialogar, combinaron pasajes cantados con otros en los que el tratamiento gutural de la voz fue muy particular, al tiempo que danzaban y producían música con caracoles, metates y sonajas al movimiento de manos y pies.

La historia que reflexiona sobre lo efímero del acto sexual y la existencia bajo una cosmogonía prehispánica en la que las ahuaiani se encuentran con el tohuenyo y este después de ceder a sus placeres se encuentra de nuevo solo, fue una exitosa combinación de luces, que conforme avanzó la historia escasearon simulando que toda la historia se desarrolló en un atardecer.

Antes de que comenzara la función, el compositor dio una charla previa a varios de los asistentes y también, durante un breve acto protocolario, en compañía de Ricardo Duarte, secretario de Cultura de Guadalajara, Pareyón agradeció el apoyo a las autoridades municipales y estatales por hacer posible esta función “y por permitir que les comparta mi amor por la música”, y anunció que en colaboración con la Universidad de Guadalajara creará un laboratorio de música electrónica, “que espero sea pronto uno de los más importantes del país”. La función se realizó dentro del marco del 473 aniversario de la Guadalajara. 

Con información de: Gustavo Rodríguez