• Regístrate
Estás leyendo: Cosas de niños: Lazos indisolubles
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 04:12 Hoy

Cosas de niños: Lazos indisolubles

El hábito de leer antes de dormir es un momento para fortalecer la unión entre padres e hijos y formentar la imaginación de los niños.

Publicidad
Publicidad

Este es uno de mis recuerdos más antiguos: yo en mi cama; y mi papá o mi mamá en la orilla, leyéndome un libro. No recuerdo con exactitud un libro, ni en qué momento terminó el hábito, pero sí recuerdo bien que la lectura de antes de dormir fue, al menos por un tiempo, uno de los momentos clave de mi día a día.

Este recuerdo salió ayer en dos conversaciones que tuve en la FIL.

TE RECOMENDAMOS: Congreso de magas y magos en la FIL de Guadalajara

La primera fue con Albert Vicens Vives, director de la editorial Vicens Vives, con casi 40 años de existencia y unos quince en México, que justo ahora se expande de los libros de prescripción (que van exclusivamente a escuelas) a los de literatura en general (que se pueden leer por puritito placer y capricho).

El señor Vicens me hablaba de la importancia de la participación de los padres para fomentar y mantener el hábito de la lectura en los pequeños. Me decía que su editorial apuesta por clásicos como Hansel y Gretel o Caperucita roja, pero que, para mantenerlos al día, ofrece esta combinación: historias interesantes, imágenes atractivas y una narración que toma en cuenta el ritmo de la lectura en voz alta, para ayudar a que se mantenga ese lazo que se crea entre padres e hijos cuando comparten la lectura sin distracciones ni prisas: en sus palabras, “la intimidad del cuento a la hora de dormir”.

Más tarde pude platicar con Socorro Venegas, coordinadora general de Obras para Niños y Jóvenes del Fondo de Cultura Económica, y salió a tema el ritual del cuento a la hora de dormir.

El FCE tiene libros bellísimos, como Noche antigua de David Álvarez o la serie de libros sobre Willy, de Anthony Browne, cuyas imágenes despiertan la imaginación de los niños y que pueden funcionar muy bien a la hora de ir a la cama.

¿A qué edad del niño debería terminar ese hábito?, nos preguntábamos; ¿corresponderá a los papás decir “ya no te voy a leer” o debe ser el niño o niña quien lo interrumpa? No llegamos a ninguna conclusión en ese momento, pero quizá la respuesta tendría que ser una adaptación de aquel dicho de Vicente Fernández: “mientras ustedes sigan aplaudiendo yo sigo cantando”.

Así, ¿será que mientras los niños y niñas sigan esperando la lectura de la noche los adultos deberíamos seguir haciendo el esfuerzo por mantenerla? No tendría que ser tan complicado: se trata de hacer a un lado otras distracciones y tomar el libro con la disposición de disfrutar también nosotros el ritmo, la caracterización de los personajes, las ilustraciones.

Podemos buscar nuevas versiones de los libros de siempre como las de Vicens Vives o novedades como las del Fondo, pero por variedad no paramos: ¿qué tal un poco de poesía de Federico García Lorca en una edición hermosamente ilustrada por Gabriel Pacheco, como la de la editorial Kalandraka? Otra opción muy interesante es Semillas del canto. Mujeres latinoamericanas en la poesía, antología de Sharon León y David Huerta para Ediciones SM.

Para niños a los que les gustan las historias con algo de misterio, hay libros como El fantasma de la casa del lago, de Ana Romero e ilustrado por Armando Fonseca, en El Naranjo, o la colección de cuentos de Pablo de Santis Trasnoche, de Loqueleo.

Si se prefiere una historia con resonancias míticas e ilustraciones prodigiosas, está El juego más antiguo, de Alberto Chimal, con ilustraciones de Isidro Esquivel, también en Loqueleo; y si lo que se desea es un poco de aventura combinada con humor, está la serie Los elegantes, de Karen Chacek (con imágenes de Teresa Martínez) en Ediciones Castillo.

Por supuesto, esto es apenas una minúscula muestra del universo de libros para leer en voz alta a la hora de dormir: seguramente, cada quien irá descubriendo los suyos. Algunos querrán una historia distinta cada noche, otros preferirán leer muchas veces la misma… pero lo importante, en realidad, es ese lazo que se irá construyendo y que, muy seguramente, sobrevivirá para siempre en los recuerdos, cuando los niños o niñas que escuchaban con placer las historias sean adultos.



RL

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.