Coro y orquesta Ecos en el Desierto: talento y gratuidad

Dirigidos por Ethan Eager, mantiene entre músicos y cantantes alrededor de cien personas en los escenarios quienes no tienen una remuneración económica. Este 2016 cumplen 10 años.

Torreón, Coahuila

Dirigidos por Ethan Eager, el coro y orquesta 'Ecos en el Desierto', mantiene entre músicos y cantantes alrededor de cien personas en los escenarios.

Realiza su ejercicio artístico de manera independiente, aportando su talento con gratuidad a la ciudadanía toda vez que no recibe apoyos o subsidios por parte de institución alguna o el propio gobierno municipal.

"Todos los que participamos en el coro lo hacemos por gusto, por amor a la música y eso es lo que nos lleva a ensayar desde meses atrás, dejar a lo mejor el tiempo de las actividades diarias para dedicarle al ensayo y a la disciplina".

Formado por profesionales de distintas ramas, Sergio Antonio Silveyra, integrante del Comité Organizador, indicó que la trayectoria del coro los ha ubicado en las ciudades de Saltillo, Reynosa, Tamaulipas, Zacatecas, San Luis Potosí, Guanajuato, Chihuahua, Durango y en Torreón en espacios públicos y universitarios.

"Muchas personas se han acercado a escucharlo año tras año y ha sido una gran experiencia, creo que para los integrantes que son personas adultas, sobre todo jóvenes y un grupo de niños, se integra por un número aproximado a cincuenta voces con veinte o más instrumentos y un grupo de niños", dijo Silveyra Medina.

Por su parte, Ethan Eager, director del coro y orquesta, mencionó que tienen casi diez años de trayectoria y se han hecho audiciones cerradas debido a que están integrados por familias que aportan su talento sin percibir una remuneración económica.

"Eso hace también muy especial a este coro porque a veces está el papá y una hija, en el coro de niños a veces son en su mayoría hijos de adultos que están en el coro y la orquesta, entonces a veces son primos, tíos y esa es la forma en que se han integrado", precisó el director.

En gran medida las audiciones no son abiertas debido a que la orquesta y el coro viajan constantemente y al ser padres e hijos se cuidan y apoyan.

"Todos los que participamos en el coro lo hacemos por gusto, por amor a la música y eso es lo que nos lleva a ensayar desde meses atrás, dejar a lo mejor el tiempo de las actividades diarias para dedicarle al ensayo y a la disciplina que el director del coro nos establece semana a semana. Noy hay ninguna retribución económica, simplemente es ese deseo de llegar a estas épocas y transmitir un mensaje de paz".

Este año cumplen diez años de vida y sus integrantes dicen que la enseñanza para los más pequeños, es decir, para los hijos que ahora se suman con su talento tanto al coro como a la orquesta, es que se puede realizar un esfuerzo de gratuidad para promover la música como instrumento cultural que armoniza socialmente a la ciudadanía.