Francia suspende implantes de corazón artificial tras muertes

La medida se tomó para investigar el fallecimiento de cinco pacientes a quienes se les realizó el implante, lo cual no da fin a la experimentación de las prótesis en personas.
La compañía francesa puntualizó en un comunicado que los análisis realizados no han mostrado la implicación de la prótesis en la muerte.
La compañía francesa puntualizó en un comunicado que los análisis realizados no han mostrado la implicación de la prótesis en la muerte. (Especial )

Francia

La agencia sanitaria francesa ha decidido "suspender" los implantes de corazón artificial desarrollado por la empresa Carmat tras la muerte del quinto paciente en el que se había experimentado.

TE RECOMENDAMOS: Hollande no buscará su reelección en 2017

Se trata de una "suspensión" de nuevos implantes en personas para investigar lo que ha ocurrido y no del fin de la experimentación, precisó una portavoz de la Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento y de los Productos Sanitarios.

El anuncio de las autoridades llegó después de que Carmat indicara que el primer paciente del llamado estudio PIVOT, al que se le había colocado el corazón artificial a finales de agosto, había fallecido.

La compañía francesa puntualizó en un comunicado que "los análisis realizados no han mostrado la implicación de la prótesis en la muerte".

En una primera fase previa, desde finales de 2013 hasta comienzos de 2016, cuatro personas habían recibido el corazón artificial de Carmat.

Todos ellos murieron, pero en dos casos se había conseguido una supervivencia de más de 30 días desde el implante, y eso abrió el camino al lanzamiento del estudio PIVOT.

Carmat insiste ahora en que la prótesis ha funcionado "normalmente en las tres últimas implantaciones" y por eso "no deja de crecer (su) motivación para aportar una alternativa a esos pacientes que se encuentran en un callejón terapéutico total".

La empresa argumenta que su objetivo es "disminuir la falta notoria" de donaciones de órganos "de las que son víctimas decenas de miles de personas que sufren insuficiencia cardíaca terminal irreversible, los más enfermos de los 20 millones de pacientes con esta enfermedad evolutiva en Europa y Estados Unidos".


JHS